Sanidad espera vacunar de la gripe al 75% de la población mayor de 65 años

'Soy un paciente de riesgo y estoy citado para dentro de 2 meses'

Los centros para vacunarse de la gripe están colapsados en muchas comunidades

La alta demanda de vacunas este año para la gripe y la saturación de la atención primaria por la pandemia están generando muchos retrasos.

El gran temor de este invierno es la convivencia de la gripe estacional con el Covid-19, que todavía está acaparando la atención ambulatoria y hospitalaria.

Por esto, este año, tanto el Gobierno central como las Comunidades Autónomas optaron por adelantar la campaña de vacunación. La idea era evitar colapsos, pero de poco ha servido. Y es que la alta demanda para protegerse de la gripe esta temporada y la saturación de la Atención Primaria por culpa del coronavirus han generado un gran embotellamiento.

Esta situación afecta especialmente a los colectivos más vulnerables. Para ellos contraer ambas infecciones a la vez podría ser fatal, ya que duplica la mortalidad.

«Otros años, somos las enfermeras las que vamos llamando a nuestros pacientes de riesgo para darles cita y que sean los primeros en vacunarse. Pero este año no se está haciendo así, porque no podemos hacer triajes en la puerta, trabajar de rastreadoras, atender citas telefónicas y vacunar», explica Carmen del Moral, enfermera y portavoz de Atención Primaria del sindicato de enfermeras Satse.

Sin prioridad

«Están siendo los pacientes los que piden la cita como pueden a su centro de salud, o a través de un canal único que ha habilitado la comunidad, pero que no diferencia si son de riesgo o no, con lo cual no hay ninguna prioridad. Está siendo un desastre porque no hay enfermeras», añade.

Los pacientes que padecen estos retrasos por la falta de diferenciación entre prioritarios y no están disgustados con la situación. Y es que lo que está en peligro son sus valiosas vidas.

Cristina es asmática y, como cada año, pidió cita para vacunarse nada más abrirse el plazo de la campaña anual de prevención contra la gripe en su centro de Parla, en Madrid.

Esta paciente de riesgo debía acudir el pasado jueves a la cita, pero un día antes se la anularon. «Me dijeron que ya no quedaban vacunas y que estuviese pendiente para ir en diciembre. No sé por qué puede ser, nunca había tenido problemas», explica a ‘El Confidencial’.

Lo mismo le ha ocurrido a Marta, de Alcorcón, que convive desde pequeña con la fibrosis quística y debe vacunarse cada año. «Llevo llamando desde el día antes de empezar la campaña y es imposible, no me cogen el teléfono, al final, me la pondrá mi hermana, que es enfermera», asegura esta paciente.

Lamentablemente estos casos se repiten por todo el país. En algunas ocasiones los pacientes que han tratado de ponerse en contacto para pedir cita no lo han conseguido y si lo han hecho a algunos se les ha citado para dentro de dos meses.


Comentarios