Imagen de archivo de una mascarilla desechable

Retiran del mercado en España 8 mascarillas que no son seguras

La OCU incluye 8 modelos FFP2 en la lista de mascarillas retiradas del mercado desde el inicio de la pandemia

Durante los primeros meses del coronavirus, la escasez de material sanitario provocó que las autoridades sanitarias hicieran la vista gorda con las mascarillas que no cumplen la normativa de seguridad. Ya avanzada la pandemia y con el abastecimiento asegurado, se han empezado a retirar varias mascarillas del mercado. 

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha anunciado la retirada de ocho modelos de mascarillas por incumplir la normativa europea de protección. Se trata de ocho mascarillas FFP2 o similar consideradas como poco seguras por el Sistema de Alerta Rápida de la Unión Europea (RAPEX). Los modelos son los siguientes.

  • Simbio Disposable Non Sterile Mask
  • Lucca Light. Lucca Care
  • EAN 7 805070 003660
  • KN95 Face Mask
  • Disposable protective mask (3 capas)
  • Da Shang REn Yi Disposable face mask
  • KN95 3M
  • Aura 9332+

El organismo europeo para la validación de estos productos confirma la retirada de estos productos por no cumplir la normativa o incurrir en falsificaciones. Según informa, ya son 151 los modelos de mascarilla retirados o vueltos a etiquetar desde el inicio de la pandemia, sobre todo durante los últimos meses.

En el caso de las 8 mascarillas que no estarán más a la venta, son modelos FFP2, un tipo de mascarillas recomendado para las personas de riesgo y sus cuidadores. El motivo es que no tienen una eficacia suficiente en la filtración de partículas. La normativa europea exige una eficacia mínima del 92%. 

Pero además, las mascarillas retiradas presentan otros problemas como un mal ajuste al contorno de la cara y la falta de certificado que acredita su eficacia. En algún caso, un determinado modelo acumula más de un problema. La OCU dispone de un listado actualizado donde están todos los modelos retirados del mercado.

En el caso de las mascarillas FFP2, las únicas que se pueden vender a fecha de hoy son las KN95 hasta que se agoten las existencias. «La autorización del ministerio de Industria, Comercio y Turismo para comercializar las mascarillas autofiltrantes equivalentes a la FFP2 finaliza el 31 de diciembre, y a partir de entonces solo podrán venderse en España las mascarillas autofiltrantes que tengan el marcado CE».

La OCU recomienda comprobar que el producto lleva en la etiqueta el sello CE y la numeración que corresponde a la norma EN 149 y al laboratorio certificador. 

Se trata de filtros de seguridad importantes para que el consumidor se asegure de comprar productos que realmente le protejan. De lo contrario, adquirir una mascarilla fuera de los controles de seguridad básicos puede aumentar el riesgo de contagio. 

Recomendaciones de la OCU

Otra de las claves para evitar comprar productos fraudulentos o poco seguros es evitar hacer las compras en los market places de las grandes plataformas de venta online. Según la OCU, es prioritario hacerlo en farmacias, supermercados y establecimientos de confianza por la fiabilidad y porque garantizan los derechos del consumidor. 

Los estudios que ha llevado a cabo la OCU concluyen que las mascarillas compradas en los market places tienen una descripción poco concreta y proliferan en tiendas que acaban de incorporarse a esta actividad. Además, la adquisición se caracteriza por largos períodos de entrega que se alargan más de quince días, y el coste se encarece.

En cuanto a los precios, los sondeos de la OCU arrojan que las mascarillas quirúrgicas en farmacias rondan los 2,4 euros de media por unidad, mientras que online suben hasta los 2,98. «Excesivo, teniendo en cuenta que con la fijación del precio máximo por el Gobierno se ofertan en farmacias españolas con un tope de 0,72 euros».

«Si buscas una mascarilla de alta protección y no la encuentras en la farmacia, te recomendamos adquirirlas en tiendas nacionales (farmacias o parafarmacias) que dispongan de venta online, por ejemplo en alguna de las farmacias autorizadas por Sanidad para vender medicamentos a través de internet», dice la OCU.