Vacuna para el coronavirus desarrollada por Pfizer Biontech

Relacionan el fallecimiento de 23 personas con la vacuna del coronavirus

La Agencia Noruega de Medicamentos ha advertido del riesgo al que se exponen los mayores de 80 años y enfermos terminales

La campaña de vacunación en Europa se ha visto sacudida por el fallecimiento de 23 ancianos en relación con la vacuna del coronavirus. La Agencia Noruega de Medicamentos informa que hasta el 14 de enero ha habido 23 muertes «asociadas con la vacuna contra el Covid-19» de Pfizer y BioNTech.

La agencia ya había alertado del riesgo al que se exponen las personas mayores de 80 años y los enfermos terminales, por los efectos secundarios de la vacuna. La compañía, por su lado, ha abierto una investigación sobre la causa de las muertes.

Según su informe, «las reacciones comunes a estas vacunas, como fiebre y náuseas, pueden haber contribuido a un fatal desenlace en algunos pacientes frágiles y ancianos». La agencia puntualiza que se trata de las vacunas con ARNm, un innovador sistema que utilizan Pfizer y Moderna para conseguir la inmunidad frente al coronavirus.

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Por ahora se ha analizado el caso de 13 pacientes que murieron tras ser inoculados con la vacuna contra el SARS-CoV-2. Las conclusiones apuntan a que las muertes se debieron a los efectos secundarios de la vacuna, que habrían desencadenado reacciones graves en pacientes débiles y en los ancianos.

El Instituto Nacional de Salud Pública del país ha actualizado inmediatamente su guía de vacunación con instrucciones más específicas sobre los riesgos para mayores y vulnerables. Según ha asegurado la agencia, todas las muertes que ocurren durante los primeros días de vacunación, se evalúan cuidadosamente.

«No podemos descartar que las reacciones adversas a las vacunas que ocurren dentro de los primeros días, como fiebres y náuseas, puedan contribuir a un curso más grave y un desenlace fatal en pacientes con una enfermedad subyacente grave», ha explicado el organismo, que advierte que es posible que más adultos mayores mueran después de vacunarse.

De hecho, la Agencia Noruega de Medicamentos es la primera autoridad sanitaria que advierte sobre los riesgos de fallecimiento de la vacuna de Pfizer y BioNTech. Esta es la primera vacuna que se ha administrado a nivel mundial, y hasta ahora solo se habían reportado casos de reacciones alérgicas graves que, además, se habían considerado como excepciones.

Pfizer investiga las causas

Pfizer y BioNTech han reaccionado con un comunicado en el que aseguran estar trabajando con la agencia noruega para investigar las muertes. Por su lado, las autoridades noruegas han hecho un llamamiento a la tranquilidad, y han dejado claro que no hay pruebas de que exista un vínculo directo entre las muertes y la vacuna.  

Además, el director médico de la Agencia Noruega de Medicamentos, Steinar Madsen, afirma que «el Covid-19 es más peligroso para la mayoría de los pacientes que la vacunación» y por eso «no estamos alarmados».

La jefa del Instituto Noruego de Salud Pública, Camilla Stolenberg, recordó que mueren unas 45 personas cada día en las residencias de ancianos de Noruega, «por lo que no es un hecho que represente un exceso de mortalidad, o que exista una conexión causa-efecto». Las autoridades ya habían dejado claro, antes del inicio de la vacunación, que podrían haber fallecimientos de personas mayores y enfermas durante el proceso.

Al menos 7 muertes en Alemania

En Alemania, donde se han vacunado más de 800.000 personas con la primera dosis de Pfizer, se han producido al menos 7 fallecimientos de personas mayores poco después de recibir la vacuna. Según las investigaciones, las muertes se produjeron probablemente debido a enfermedades subyacentes, como carcinomas, enfermedades renales y Alzheimer.

Sobre las reacciones alérgicas, hasta el 23 de diciembre se habían confirmado 21 casos de anafilaxia relacionados con la vacuna. Ante el aumento de la preocupación entre la población, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos anunciaron que las reacciones alérgicas a las vacunas son relativamente raras.

Según los datos, casi 2 millones de personas fueron vacunadas contra el Covid-19 durante un período de 10 días en diciembre, y solo 21 experimentaron reacciones alérgicas. La mayoría de ellas tenían antecedentes de alergias. En este caso, sin embargo, también se han extremado las precauciones y se han modificado los protocolos para garantizar la seguridad.