ee

La razón por la que el coronavirus es más peligroso ahora que cuando llegó

El patógeno ha adquirido la capacidad de transmitirse con más eficiencia gracias a una mutación genética.

La mayor parte de la sociedad y también algunos profesionales sanitarios consideran que esta segunda ola de coronavirus es menos peligrosa que la primera.

Algunos incluso han llegado a asegurar que el virus ha perdido virulencia y, por tanto, su letalidad es menor.

Queda claro que la llegada del virus nos pilló a todos por sorpresa. No sabíamos a qué nos enfrentábamos ni la gravedad de la situación. Mientras tanto, esta segunda ola ha sido previsible y, por tanto, el miedo en la población es menor.

El virus es ahora más peligroso que en marzo

Sin embargo, las últimas investigaciones llevadas a cabo en la Universidad de Massachusetts han revelado que esta segunda ola de contagios es incluso más peligrosa que la primera. El motivo no es una mayor virulencia del virus, pero si una mayor capacidad de contagio.  

El patógeno ha adquirido la capacidad de transmitirse con más eficiencia gracias a una mutación genética que le ha permitido modificar la proteína S, que el virus utiliza a modo de gancho para fijarse a la membrana de las células humanas y poder infectarlas.

La mutación, llamada D614G, le permite agarrarse a las células con más eficiencia, según el estudio realizado por la universidad americana y publicado esta semana en la revista 'Nature'.

De esta forma, las personas infectadas en todo el mundo con estas cepas producen y emiten mayor cantidad de virus, pudiendo así contagiar más fácilmente a otras personas.

A pesar de este aumento de la contagiosidad, los investigadores explican también que el coronavirus no ha evolucionado hacia una mayor virulencia, ya que la mutación D614G no eleva el riesgo de afectar a los pulmones y causar neumonía.

Mayor capacidad de trasmisión durante la segunda ola en Europa

Los coronavirus que circulan ahora descienden de una cepa identificada por primera vez en una muestra de un paciente de Italia del 20 de febrero con la mutación D614G.

Esta se acabaría convirtiendo en la cepa dominante en todo el mundo, encontrándose a finales de junio en casi el 100% de todas las secuencias del SARS-CoV-2 analizadas a escala global.

Según las últimas investigaciones de los científicos de la Universidad de Texas (EE.UU.), existe un motivo para la rápida expansión de esta cepa. Podría ser que la mutación fuera beneficiosa para el virus y le diera una ventaja competitiva respecto a otras cepas, que serían eliminadas por selección natural.

Los investigadores han analizado la actividad del virus en diversos roedores y han comprobado cómo la mutación aumenta la capacidad del virus de multiplicarse y de transmitirse a otros animales en las tres especies estudiadas: hámsters, ratones y hurones.

«Hemos demostrado que [la mutación] D614G aumenta la replicación viral en las vías respiratorias superiores. Este hallazgo tiene implicaciones importantes para comprender la evolución de la pandemia de Covid-19», señalaban los investigadores de la Universidad de Texas en su artículo publicado en 'Nature'.

El virus con la mutación D614G tiene cargas virales más altas en nariz y garanta

En experimentos con hámsters, la carga viral en las vías respiratorias altas ha aumentado mucho más en los animales infectados con virus mutados.

Mientras tanto, en células y en tejidos del aparato respiratorio humano, han observado que los virus SARS-CoV-2 que tienen la mutación D614G producen hasta 2,4 veces más de nuevos virus que aquellos que no la tienen.

De esta forma, más vale mantenerse alerta y no infravalorar la peligrosidad del virus. Las cifras de contagios baten récords cada día en todo el mundo y el aumento de la tasa de mortalidad ya empieza a acercarse a la de la primera ola.

El relajamiento de la población a la hora de incumplir medidas básicas como el distanciamiento social y el uso estricto de mascarillas, incluso con personas del entorno más cercano, ha sido un gran aliado para un virus que cada vez es más contagioso.


Comentarios