Un paciente de Coronavirus rodeado de médicos

Rafael, tras meses en la UCI: 'Desperté y no podía hablar ni respirar'

Este hombre de 42 años sufre secuelas casi un año después de haberse contagiado de coronavirus

Rafael es el claro reflejo de la virulencia de un virus que no distingue de edades y que ya ha cumplido un año entre nosotros.

Este frutero madrileño de tan solo 42 años de edad ha ofrecido al diario 'Nius' un aterrador testimonio sobre su larga estancia en UCI y las secuelas que enfrenta casi un año después de haber sufrido el coronavirus.

Su recuperación no ha sido nada fácil, pero su optimismo y ganas de vivir lo han empujado a luchar contra un virus que ha acabado con la vida de más de 70.000 personas en nuestro país.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Rafael, de 42 años, pasó meses en UCI y sufre secuelas un año después

La pandemia aún no había llegado a nuestro país, por lo menos no de manera oficial, cuando Rafael empezó a sentir los síntomas de aquel desconocido virus.

Tras varios días con fiebre alta, el hombre llegó al hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares el 12 de marzo de 2020. Allí se tuvo que despedir de su mujer y le indujeron el coma.

Lo que en un principio iban a ser quince días se acabaron convirtiendo en un mes y medio sedado y sufriendo las graves secuelas de una covid gravísima. Rafael se despertó en mayo ante los aplausos y la emoción de todo el personal sanitario que lo había cuidado durante todo ese tiempo.

«Estás inmovilizado y rodeado de gente que encima parece contenta de que estés así. Me sorprendía la cantidad de gente que venía a verme, trabajadores del hospital que se alegraban de que hubiera despertado... Me grababan con el móvil y yo pensaba: al menos así mi mujer sabe que estoy bien», relata el madrileño al diario 'Nius'.

Tras despertarse, Rafael no tardó en darse cuenta del por qué esa gente estaba tan contenta a pesar de que estaba aturdido, mudo e inmovilizado. No podía ni beber agua, ni respirar, ni hablar, ya que tenía un agujero en la garganta de la traqueotomía.

Rafael lleva un año en rehabilitación para superar las secuelas de la covid

Finalmente, la estancia en UCI de Rafael se prolongó durante tres meses, ya que continúa requiriendo tratamiento tras despertar del coma.

Tanto tiempo en UCI inmovilizado y sometido a una fuerte medicación le provocaron daños en el diafragma y una pérdida de musculatura que aún está recuperando con varias terapias y tratamientos de rehabilitación.

En junio, tras tres meses en la UCI, le trasladaron al Hospital Nacional de Parapléjicos, en Toledo, para continuar su recuperación con terapias específicas de rehabilitación.

«Me dijeron que iba a estar siete meses. Pero en cuanto vieron mi evolución me pronosticaron dos», advierte Rafael satisfecho con el esfuerzo que ha realizado en su recuperación y orgulloso de la gran labor de todo el personal sanitario que lo ha ayudado a lo largo de todo un año de recuperación.

El buen pronóstico se cumplió y el paciente pudo volver en agosto a su casa, aunque desde entonces continúa su rehabilitación en casa con la ayuda de fisioterapeutas y terapistas que le ayudan a recobrar toda movilidad perdida.

El caso de Rafael pone de manifiesto la crudeza de un virus que no entiende de edades ni patologías previas. Este frutero de 42 años es un hombre joven, sano y trabajador que estuvo a punto de perder la vida por culpa de una enfermedad que le ha dejado grandes secuelas.

«Es que entré andando con fiebre, ni siquiera notaba que me faltara el aire, y me he levantado lleno de tubos, lleno de cosas», reflexiona Rafael una vez que ya ha pasado lo peor de la tormenta.

Infórmate más sobre el coronavirus:

- Las últimas noticias sobre la pandemia en España y el mundo

- Radar Covid: La aplicación de rastreo y cómo descargarla en tu móvil

- Guía coronavirus: 12 pautas para protegerte y actuar ante un contagio