Inés Arrimadas al lado del presidente del gobierno, Pedro Sánchez

En qué consiste la tarjeta sanitaria única que se aprobará en 2021 en España

PSOE ha llegado un acuerdo con Ciudadanos y PP para unificar la atención médica al ciudadano se encuentre donde se encuentre

Sucede muy pocas veces. Pero el PP y Ciudadanos se han puesto de acuerdo con el PSOE para poner en marcha una medida clave en los presupuestos generales del estado: la tarjeta sanitaria única. Se trata de una de las propuestas con las que el Gobierno pretende ampliar el consenso en torno a las cuentas públicas de 2021.

Pero, ¿en qué consiste la tarjeta sanitaria única y cómo afectará a los españoles? La medida ha despertado muchas dudas y suspicacias, y hasta ahora los socialistas argumentaban su oposición a ella porque decían que ya existía.

De hecho, se trata de una de las medidas estrellas que Ciudadanos ha llevado siempre en su programa electoral. De forma simple, lo resumen como la solución a los problemas burocráticos para que un ciudadano español tenga acceso a las recetas y el historial médico con independencia del lugar en qué se encuentre dentro del Estado.

A lo largo de la última década se ha completado el sistema para que un español pueda obtener sus medicamentos en cualquier parte del país y tenga acceso a la Historia Clínica Resumida, algo de lo que ya disfruta el 94% de la población.

El problema es que la tarjeta sanitaria sigue vinculada al padrón y resulta difícil consultar el historial clínico de un paciente en cualquier región que no sea la suya. Eso complica el acceso a pruebas diagnósticas, atención primaria y cuidados de enfermería, entre otros, y también pone trabas a recibir tratamientos especializados.

Así, por ejemplo, el sistema plantea problemas para que un paciente reciba tratamiento de diálisis mientras está de vacaciones. Unos obstáculos que desaparecerán con la tarjeta sanitaria única, un «gran logro» según Ciudadanos. 

La formación naranja explicaque cuando un español necesita atención urgente en una comunidad donde no está empadronado, tiene que hacer papeleo y convertirse en un «desplazado». Para Ciudadanos, esto entorpece el normal funcionamiento de la sanidad, y se puede solucionar con una tarjeta sanitaria única válida en todo el territorio.

La cuestión se ha puesto aún más de manifiesto con la emergencia sanitaria que vive España. Los defensores de la medida se preguntan qué sucede cuando alguien está fuera de su comunidad y experimenta síntomas. Antes de ser atendido de forma inmediata en el centro de salud, tendrán que completar la burocracia para ser reconocido como un «desplazado».

Sin fecha concreta

Por ahora no hay una fecha concreta para la aprobación de la tarjeta sanitaria única, y desde Ciudadanos advierten que conllevará una inversión tecnológica compleja. Lo que si tienen es el compromiso del PSOE y el PP para sacar adelante la medida.

Con ello, el Gobierno consigue presentar en Europa unas cuentas avaladas por un amplio consenso social y la inclusión de medidas de la oposición. Lejos quedan aquellas palabras de Pedro Sánchez que valoró la tarjeta sanitaria única como una «propuesta retrógrada», y tampoco parece muy preocupado por lo que puedan decir sus socios de Gobierno.

Porque tanto Unidas Podemos, socio de coalición, como partidos clave de la legislatura como ERC y Bildu, son conocidos detractores de la medida. La formación de Pablo Iglesias aún no ha desvelado su posición en la votación, pero es poco probable que faciliten su salida adelante a tenor del pulso que mantienen con Ciudadanos.

Equilibrios parlamentarios

El sí de Pedro Sánchez a la medida estrella de Ciudadanos es un juego de equilibrios que le permite al presidente desmontar el argumento de que la Moncloa está en manos de comunistas y separatistas. Y consigue, de paso, ampliar el consenso en torno al Gobierno mientras por otro lado realiza otras concesiones a Unidas Podemos, ERC y Bildu.

Por su lado, el Partido Popular ya ha avanzado que votará sí a la medida, y aprovechan para apuntarse el tanto, recordando que la tarjeta sanitaria única ya estuvo en mente de Mariano Rajoy. Más difícil será convencer a los nacionalistas e independentistas, que lo ven como una recentralización del estado. Pero Sánchez tiene la seguridad de que la medida no va a suponer una ruptura con sus socios preferenciales.