Sanitario vacunando en el brazo a una persona

Profesores españoles vacunados y de baja: 'Ha sido la resaca más bestia que he pasado'

La mayoría de estos trabajadores están recibiendo el suero desarrollado por la Universidad de Oxford

Algunos de los colectivos profesionales y de trabajadores más importantes de nuestro país ya han empezado a recibir la vacuna contra el coronavirus: policías, guardias civiles, personal de emergencias, profesores, veterinarios y personal sociosanitario que no se consideraron de «primera línea».

Entre ellos encontramos fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, personal de oficinas de farmacia, medicina legal, servicios de ayuda a domicilio, centros de menores, centros de día y trabajadores de Instituciones Penitenciarias.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Todos estos profesionales forman parte de la categoría de «servicios especialmente críticos» que el plan de vacunación establece para colectivos que tienen una «función esencial para la sociedad y efectivos limitados y difícilmente reemplazables».

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Las vacuna de Astrazeneca: menor efectividad y más efectos secundarios

La mayoría de estos trabajadores están recibiendo el suero desarrollado por la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca, una vacuna que ha levantado reticencias en todo el mundo por su menor efectividad y sus notables efectos secundarios, que son mayores a los registrados con las vacunas de Pfizer o Moderna.

Según la OMS, la vacuna AZD 1222 tiene una eficacia del 63,09% contra la infección del SARS-CoV-2, mientras que las otras están en torno al 90%.

Además, casi una cuarta parte de las personas que han recibido la vacuna de AstraZeneca han experimentado síntomas similares a los de la gripe y alrededor del 15% han sufrido escalofríos, cefaleas o fiebres altas.

De hecho, esta vacuna solo está siendo inoculada a personas menores de 55 años. A partir de esa franja de edad, la falta de ensayos clínicos han impedido tener una idea clara de como podría afectar la dosis a este sector de población.

Por esta razón, la mayoría de los países han optado por destinarla a los colectivos más jóvenes y evitar su aplicación en personas de edad avanzada, aunque se trata de una recomendación que Alemania pretende modificar tras observar los últimos datos de Escocia, que está utilizando esta vacuna masivamente, incluso a mayores de 80 años.

Quejas de policías y profesores por los efectos secundarios de Astrazeneca

En cualquier caso, muchos colectivos profesionales en Alemania se han negado a recibir la vacuna de Astrazeneca. Lo mismo ha sucedido en España, donde los policías autonómicos y locales han pedido al Gobierno no ser vacunados con el tratamiento desarrollado por la Universidad de Oxford.

En Francia, incluso se ha llegado a suspender la vacunación con este suero a los colectivos de riesgo, como policías y sanitarios por los efectos secundarios.

Mientras tanto en nuestro país, los profesionales más esenciales del Estado siguen recibiendo su vacuna y sufriendo los efectos secundarios de su inyección.

Sin ir más lejos, decenas de profesores madrileños han tenido que pedir la baja laboral tras sufrir fuertes síntomas gripales tras la vacuna, según datos de CC OO y de la FAPA Giner de los Ríos.

Es el caso de Natalia García, profesora de Infantil en un colegio público de San Fernando de Henares que describe la vacuna como «la peor resaca de mi vida» y reporta síntomas como «mareos, escalofríos, fiebre y ganas de vomitar» durante 48 horas.

Aunque ella sí pudo acudir a su puesto de trabajo, lamenta que «no se hayan previsto» las bajas laborales que iba a causar la vacunación, dado que en su centro se ausentaron varios profesores.

Sonia Castillo también se presentó a su puesto de trabajo como profesora de Infantil en un colegio público de Madrid, pero dos días antes estaba «como si me hubiera pasado un camión por encima», señala al periódico '20 minutos'.

Durante 48 horas, la docente estuvo combatiendo con paracetamol la fiebre y los dolores musculares que empezó a padecer tras en pinchazo.

A pesar de los efectos secundarios ambas profesoras se sienten agradecidas por recibir la vacuna y los expertos recuerdan que los síntomas son los observados en los ensayos y no hay de qué preocuparse.

«Son los que se evidenciaron en los ensayos, los esperables y, además, los mismos que tienen otras vacunas: dolor en la zona de administración, cefalea, cansancio o fiebre y se resuelven por sí mismos casi sin intervención», señala el presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV), Amós García.

Infórmate más sobre el coronavirus:

- Las últimas noticias sobre la pandemia en España y el mundo

- Radar Covid: La aplicación de rastreo y cómo descargarla en tu móvil

- Guía coronavirus: 12 pautas para protegerte y actuar ante un contagio