Un sanitario vacunando a una persona

Los primeros españoles se vacunarán en pocos días pero no son los que dijo el Gobierno

Un caso especial hace que se puedan adelantar al plan establecido

En principio, todos los españoles seguimos a la espera de saber cuando llegará la vacuna contra el coronavirus a nuestro país. El Gobierno de momento no ha querido anunciar una fecha concreta para que empiece la campaña en nuestro país, aunque su voluntad es que se inicie en enero. Mientras, Rusia se ha convertido en el primer país en vacunar a su población, con cita previa y de manera voluntaria. 

Pero aunque la llegada de la vacuna a España depende exclusivamente de que la Agencia del Medicamento Europea apruebe las dos que ahora mismo tiene en estudio (la de Pfizer y la de Moderna), habrá españoles que no tendrán que esperar tanto gracias a una condición especial, que trabajan en Gibraltar. 

Y es que se ha confirmado que todo el personal del sector sanitario y asistencial de Gibraltar que reside en España también tendrá acceso al plan de vacunación que el gobierno gibraltareño activará en los próximos días. Así unos pocos vecinos de las localidades del Campo de Gibraltar, en la provincia de Cádiz, serán los primeros españoles que recibirán la vacuna contra la Covid-19

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

La vacunación de los primeros españoles era confirmada por el portavoz de la Asociación Sociocultural de Trabajadores Españoles en Gibraltar (Ascteg), Juan José Uceda. Este explicaba que en el peñón los primeros en vacunarse serán los mayores de 80 años y las personas en riesgo sanitario. Pero junto a estos estarán todos los trabajadores sanitarios y asistenciales, aunque no residan en Gibraltar. 

Uceda hacía un cálculo del número de españoles que se podrían adelantar al programa de vacunación del Gobierno gracias a esta circunstancia. Así entre médicos, enfermeros, trabajadores de asistencia hospitalaria, de centros de Atención Primaria y trabajadores asistenciales de personas mayores o discapacitados habría unos 250 o 300 españoles que serán los primeros en recibir la vacuna

El Reino Unido uno de los primeros en empezar a vacunar

El pasado miércoles el gobierno británico a bombo y platillo que el Reino Unido se convertía en el primer país en aprobar una vacuna contra el coronavirus, concretamente la de Pfizer y BioNTech. El país quería presumir también de ser el primero en empezar a vacunar, pero como comentábamos, se vieron adelantados por Rusia. 

Y a la espera que comience la vacunación en las islas, Gibraltar también confirmaba que se apuntaba al uso de la vacuna de la farmacéutica americana. Según su director de Salud Pública, Sohail Bhatti esperan recibir unas 35.000 dosis de la vacuna en las próximas dos semanas. Esto permitiría inmunizar a toda la población residente en el peñón, pero también a los 10.000 trabajadores transfronterizos, según explicaba en a radiotelevisión pública del Peñón, GBC.

El anuncio del Reino Unido generó algunas dudas, pues se llegó a decir desde algunas autoridades sanitarias del resto de Europa que no veían nada claro el proceso que habían llevado sus colegas británicos para su aprobación. 

Pero desde las islas, la responsable de la agencia reguladora del Reino Unido, June Raine, explicaba que el trabajo hecho por el estamento que dirige era impecable, ya que «la seguridad pública va a ser siempre lo primero para nosotros». «Nuestro trabajo es mantener los estándares de calidad y seguridad más elevados», añadía. 

El ministro de Sanidad británico, Matt Hancock, también se felicitaba por el hecho que su país ya esté preparado para poder empezar a vacunar a sus ciudadanos. Gran Bretaña ha preparado 50 hospitales que podrían empezar de manera casi inmediata, a principios de la semana que viene. Esperan empezar a recibir las primeras de los 40 millones de dosis que han comprado a Pfizer, aunque siempre con el reto que supone la difícil conservación que implica esta vacuna, que necesita -70 grados.