Imagen de archivo de las manos de un enfermero administrando un medicamento

Primeros casos en España de vacunados con las dos dosis que acaban en el hospital

Las personas vacunadas con la pauta completa siguen siendo susceptibles de contraer la enfermedad y transmitirla

Ya no hay ninguna duda de que la vacuna es la gran esperanza para superar el coronavirus, pero también siguen latentes algunas dudas sobre su eficacia. Los efectos de la vacunación se han dejado ver en una drástica reducción de la incidencia y la mortalidad del coronavirus, pero también están llegando los primeros ingresos de vacunados con la pauta completa.

Las vacunas ofrecen una amplia protección contra el coronavirus, pero no existe en ningún caso una eficacia del 100%. Las personas vacunadas, incluso si han recibido ya las dos dosis, pueden contraer la enfermedad e incluso sufrir cuadros graves que requieren ingreso hospitalario. Y por supuesto, siguen siendo posibles transmisores de la enfermedad.

Los responsables del área Covid-19 de los hospitales españoles han recibido los primeros pacientes contagiados con la pauta completa. Aseguran que son «pocos casos», y que por ahora no han tenido que ser llevados a la UCI. Forman parte del tanto por ciento que no cubre la vacuna, y representan una clara advertencia sobre la necesidad de mantener las medidas sanitarias durante el proceso de vacunación.

En declaraciones al diario ABC, el coordinador de la unidad Covid-19 del Hospital Sant Pau de Barcelona, Pere Domingo, asegura que «estamos viendo personas que han recibido la vacuna y que requieren hospitalización». Añade que no son cuadros graves y que no hay que generar alarma, «pero la verdad es que nos han llegado y son personas vacunadas con Pfizer, una de las que ofrece más protección». 

De los cinco casos que ha recibido el Sant Pau, «todos ellos han desarrollado cuadros de infección respiratoria e inflamación pulmonar, síntomas habituales de la enfermedad». Por eso Domingo pide prudencia a la hora de quitar medidas como la mascarilla tan rápido. En su centro, un tercio de los enfermos aún son por Covid-19

En otro hospital de Barcelona, el Vall d’Hebron, la especialista Blanca Borrás comunica casos de vacunados que desarrollan síntomas compatibles con el coronavirus y necesitan ingreso hospitalario. «Son casos de pacientes inmunodeprimidos que no responden bien a la vacuna», asegura Borrás.

Antonio Trilla, jefe de Medicina Preventiva del Clínic y asesor del gobierno catalán en Covid, admite que los casos existen y entran dentro del porcentaje de personas que escapan a los efectos de la vacuna. A su centro han llegado tres personas en esa situación, alguno con una dosis, otros con dos, «pero todos ellos en una fase en la que la inmunidad esperada por la vacuna no se había completado».

Advertencia de los expertos: aún es pronto

Tras más de un año de pandemia y confinamientos, la sociedad española tiene prisa para volver a la normalidad. El Gobierno, consciente de ello, ha puesto una marcha más en la desescalada, pero los expertos advierten del riesgo de levantar las medidas antes de tiempo. Los primeros casos de personas vacunadas e ingresadas en el hospital con coronavirus sirve como aviso.

Esta misma semana, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha asegurado que quedan pocos días para eliminar la obligación de llevar mascarilla en espacios exteriores. España se encuentra ahora con una incidencia de 151,82 casos por cada 100.000 habitantes, una cifra que hace al Gobierno ser optimista a corto plazo.

El optimismo del Gobierno se deja notar también en sus previsiones sobre la vacunación, ya que mantiene su objetivo de inmunizar al 70% de los españoles antes del final del verano. Pero según la Sociedad Española de Epidemiología, no es el momento de lanzar mensajes de relajamiento tan osados: «la cobertura de las vacunas aún no es homogénea, ni por grupos de edad, ni geográficamente ni socialmente». 

Otros expertos son partidarios de suspender la obligatoriedad de la mascarilla en aquellos lugares donde sea posible mantener la distancia de seguridad, como el campo. Pero otras soluciones, como que puedan dejar de llevar mascarilla solo los vacunados, supone un problema de discriminación. La solución no es sencilla, pero existe una idea compartida de que aún es pronto para levantar ciertas medidas sanitarias.