Precuarentena, la idea que surge en Europa para poder celebrar la Navidad con los tuyos

El famoso virólogo alemán Christian Drosten confía en la responsabilidad ciudadana y propone un aislamiento voluntario antes de las fiestas

Manos brindando con copas de vino
La responsabilidad de cada uno será clave para celebrar las fiestas con seguridad | Unsplash

En medio de una nueva oleada de contagios y con la Navidad a la vuelta de la esquina, expertos y autoridades sanitarias empiezan a pensar soluciones para evitar un repunte de los contagios. En Alemania ha nacido el concepto de «precuarentena», un aislamiento voluntario durante los días previos a las celebraciones. Pero, ¿en qué consiste?

La idea nace del famoso virólogo Christian Drosten, asesor del gobierno alemán e integrante del panel de expertos de la Comisión Europea, que apela a la responsabilidad personal de todos para poder celebrar las fechas más especiales del año rodeado de los tuyos.

Drosten parte de la premisa de que no hay suficientes test para todos y sugiere la posibilidad de autoconfinarse voluntariamente al menos una semana antes de las celebraciones familiares. Se trata de comidas y cenas en las que los miembros de la familia van unos a casa de otros en un ambiente relajado y con alcohol de por medio, lo que dispara el riesgo de contagios.

Ante la falta de pruebas de diagnóstico para todos los ciudadanos que celebrarán la Navidad en familia, la solución más simple pero también la más efectiva es aislarse durante una semana para cortar los contagios. «Implicaría quedarse en casa, evitar los contactos sociales y físicos durante una semana antes del encuentro familiar con personas de riesgo, entre las que se encuentran ancianos», dice el virólogo.

La idea incluye también sustituir la visita a los centros comerciales por compras online y trabajar desde casa. De lo contrario, los centros comerciales abarrotados y el transporte público y las oficinas llenas los días antes de reunirse unos con los otros podría tener consecuencias fatales.

Drosten reconoce que en algunos casos es complicado, como los padres con hijos en edad escolar o gente con empleos que no permiten trabajar desde casa, y asegura que «cada individuo debe considerar cómo se puede o no implementar la precuarentena en su caso, las personas tienen que sopesar por sí mismas los riesgos de la pandemia». 

Desde la perspectiva de que «no existirá una seguridad absoluta» porque «siempre hay riesgos residuales que cada uno debe valorar», Drosten prefiere tratar a los ciudadanos como personas responsables y pensantes, y es consciente de que una cuarentena preventiva es una medida que los gobiernos no pueden imponer a la fuerza.

Pequeñas decisiones cotidianas

Drosten es un reconocido virólogo que se ha posicionado en contra de los confinamientos obligatorios y ha apelado siempre a la responsabilidad ciudadana. «Todo se reduce a muchas pequeñas decisiones cotidianas», resume, «por ejemplo, cuando sales a comer y te surge la duda sobre si es prudente entrar en el restaurante aunque ves que está bastante concurrido, o esa fiesta que habías planeado en invierno y ahora puedes posponer».

Drosten concluye: «Muchas cosas no están prohibidas, nadie quiere ni puede regularlas, pero eso no impide que todos nos tomemos la situación muy en serio, incluso cuando estemos intentando llevar una vida cotidiana lo más normal posible».

Como apoyo extra contaremos estas Navidades con los test rápidos de antígenos, que según el experto, aunque no son tan sensibles como una PCR dan positivo en una rango en el que probablemente las personas siguen siendo infecciosas. A pesar de todo, pide no agotar los test necesarios para el diagnóstico médico y mantener a raya el virus, y sí en cambio organizar la seguridad de nuestras reuniones navideñas tirando de contención y sentido común.


Comentarios

envía el comentario