Primer plano de un kit para realizar la prueba pcr para el coronavirus

Un posible positivo de la nueva cepa ha viajado por España reuniéndose con familiares

Aunque llegó con PCR negativa, acabó teniendo síntomas pero no guardó la cuarentena que recomiendan los expertos para estos casos

La preocupación por la nueva cepa de coronavirus procedente de las islas británicas se ha extendido por España. Ya son varias las comunidades que han confirmado sus primeros casos y otras tienen algunos en estudio. Pero lo que realmente preocupa es que haya gente que siga teniendo ciertos comportamientos incomprensibles a estas alturas de esta pandemia, y sabiendo, que todo apunta que esta nueva mutación se transmite con más facilidad.

Una de las últimas comunidades en confirmar que estudiaba un posible caso importado de la variante británica del covid es Castilla y León. Pero es que este es un caso que su consejera de Sanidad, Verónica Casado, definía perfectamente como «un ejemplo de lo que no debemos hacer». El contagiado habría aterrizado procedente del Reino Unido con una PCR negativa y después se estuvo moviendo por diferentes comunidades, Madrid, la propia Castilla y León y la Comunidad Valenciana.

El problema, según explicaba Casado, es que aunque cuando llegó al aeropuerto de Barajas no presentaba ningún síntoma. Fue cuando se desplazó a una de las nueve provincias de la comunidad, que la consejera no quiso desvelar, cuando empezó a tener síntomas compatibles con la enfermedad. 

Pero todavía hubo algo peor. «En vez de quedarse en casa esperando a dar negativo se reúne con varios familiares, entre ellos primos, amigos y personas mayores que están todos en estudio», relataba Verónica Casado. Aprovechaba para recordar que aunque demos negativo en una PCR, esta se puede «positivizar», ya que el periodo de incubación del virus duraba varios días. 

Sobre este asunto, Fernando Simón explicaba hace unos días «la mayor parte de los casos detectados inició síntomas a los cuatro o cinco días de llegar». También decía que la zona origen de la cepa estaba en una «zona de Inglaterra con la que España tiene muchísimo intercambio de personas». 

Llamada de atención a los ciudadanos

El mensaje de la consejera castellanoleonesa para estos días era claro: «Tenemos que ser muy cuidadosos». Recordaba que por algún motivo se decidió cerrar perimetralmente todas las comunidades autónomas, para evitar que los contagiados vayan «de un lado a otro distribuyendo los virus» como ha podido suceder en este caso. 

Además insistía en que hay que tener en cuenta que ponemos en peligro a aquellos que más queremos. «Y, desde luego, lo que no podemos es someter a nuestros familiares a la posibilidad de contagiarles», añadía deseando que esto sea una simple anécdota. 

También hacia un llamamiento a la responsabilidad y recordaba que estos no días el objetivo no es intentar que no nos pillen incumpliendo las normas. «Que nosotros mismos seamos nuestros policías, que controlemos lo que tenemos que hacer», exigía Verónica Casado. 

La cepa sigue expandiéndose por nuestro país

A la espera de sí este caso acaba provocando nuevos contagios, la realidad es que la cepa británica sigue expandiéndose por nuestro país. Ayer mismo ya eran cuatro las comunidades que han reportado algún caso confirmado. 

Tras Madrid y Andalucía, este miércoles se sumaban la Comunidad Valenciana y Galicia. Esta última confirmaba un primer caso en el área sanitaria de Santiago de Compostela, pero anunciaba que tenía en estudio otros seis, entre ellos cinco miembros de una familia inglesa residentes en la comarca lucense de A Mariña. 

Por su parte, la Comunidad Valenciana acaba confirmando 5 casos en su territorio, 3 en Valencia y 2 en Elche. Alguno de ellos, explicaba la subdirectora general de Epidemiología y Vigilancia de la Salud, Hermelinda Vanaclocha, «parece claro» que serían personas que vivirían en Londres y habrían llegado a Valencia en el período navideño. Así lo determinan, los estudios de investigación para conocer su origen.