Vacuna para el coronavirus desarrollada por Pfizer Biontech

Mazazo para los vacunados con Pfizer

La eficacia del suero se pone en duda a causa de las nuevas cepas del virus

Una de las principales inquietudes que ha provocado la expansión de las nuevas variantes  del virus  es la eficacia  de los planes  de vacunación. Es una situación que los expertos llevan avanzando durante mucho tiempo, y es que la mutación del patógeno puede afectar al proceso de inmunización. En el ojo del huracán se encuentra la cepa Delta, que ha mostrado ser más resistente  de forma directa al suero  creado por Pfizer.

La eficiencia de la inyección sobre las modificaciones genéticas sigue siendo muy alta, según confirman desde BioNTech. Los investigadores detrás de la dosis aseguran que su porcentaje de protección alcanza el 90 por ciento. Así lo ha destacado el director médico de la farmacéutica afincada en Israel, Alon Rappaport.

Esta afirmación choca directamente con un estudio publicado por Financial Times y avalado por el Ministerio de Salud israelí. En este documento se aportan pruebas concluyentes por las que la vacuna citada proporcionaría una defensa del 64 % al sistema inmune. Esta diferencia supone prácticamente un 30 % menos de lo inicialmente previsto.

Un problema de alcance mundial

Las consecuencias que ha tenido esta información no han tardado en modificar los planes de prevención que habían establecido algunos países. Por ejemplo, el Reino Unido ha decidido retrasar su desescalada al próximo día 19. Estos datos están contrastados por otras investigaciones que van en la misma dirección.

Una de ellas es la confeccionada por la Agencia Inglesa de Salud Pública, que establece la eficacia de AstraZeneca y Pfizer contra Delta en un 79 por ciento. Esta cifra reduce en hasta 13 puntos la capacidad del fármaco para neutralizar otras variantes como la Alfa.

Las islas británicas se encuentran dentro de los territorios con un mayor número de inmunizados, ya que el 65 % de la población ha recibido al menos una dosis. El incremento de los casos en las últimas semanas se debe sobre todo a la llegada del verano, y ante esta situación el Gobierno ha decidido implementar nuevas medidas preventivas.

Aunque algunas restricciones se levantaron el 1 de junio, la intención es mantenerlas hasta que exista una mayor resistencia frente a la cepa Delta. Este lunes eran 2 600 los casos activos por coronavirus, más del doble que la semana anterior. En Israel más de cinco millones de ciudadanos han sido completamente inmunizados.

A pesar de ello, los regidores del país de Medio Oriente han reaccionado volviendo al uso habitual de mascarilla. Por el momento no se descarta la implantación de nuevas leyes como el regreso del 'pasaporte verde'. El objetivo, como en el resto del globo, es el de centrar sus esfuerzos en los estratos más jóvenes de la población, que ahora mismo son el principal foco de expansión.

Efectos secundarios de la vacuna Pfizer

Entre la multitud de efectos secundarios que ha reportado la inyección hay algunos que se van clarificando conforme avanzan los estudios.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, AEMPS, ha emitido un informe con todos ellos. Las muestras incluyen 24491 notificaciones de acontecimientos "adversos". Es decir, 93 notificaciones por cada 100 000 dosis administradas, una tasa muy baja, pero que la AEMPS continúa monitorizando.

En el caso de Pfizer, uno de los síntomas incluidos en la ficha técnica son las erupciones cutáneas y el prurito o picor de piel. Menos de 1 de cada 100 personas lo ha sufrido, al igual que la urticaria, otro de los síntomas incluidos en el prospecto. También se ha incluido la posibilidad de una inflamación localizada en personas que habían recibido previamente inyecciones de relleno en la cara.

Además de todos estos síntomas más localizados, existen dos que están siendo analizados en ambas vacunas. Se trata de la miocarditis (inflamación del músculo del corazón) y la pericarditis (inflamación de la membrana que rodea el corazón). 

Israel y Estados Unidos han notificado varios casos de estas dos afecciones, la mayoría de ellos leves. Se dan especialmente en hombres menores de 30 años y se resuelven a los pocos días.