El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus

Petición de urgencia de la OMS a los ciudadanos, señalando algo que pasa en España

Tedros Adhanom Ghebreyesus ha pedido que se cumplan rigurosamente las medidas establecidas para frenar la expansión del virus

A pesar de que para muchos puede suponer un gran sacrificio mantenerse encerrados en sus domicilios sin poder ver a nadie, lo cierto es que, tal y como indica Tedros Adhanom Ghebreyesus, es completamente necesario cumplir las cuarentenas establecidas para frenar la expansión del coronavirus y, al mismo tiempo, proteger los sistemas sanitarios. 

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

«Me encuentro bien, no tengo síntomas, pero realizaré la cuarentena», confirmó el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) durante una conferencia en la que participó desde su casa, porque incluso él mismo está realizando un aislamiento tras haber estado en contacto con una persona que resultó positiva en Covid-19

A pesar de que se le cuestionó si esa persona formaba parte de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus evitó responde a esa pregunta y alegaron que en la OMS existe un amplio sistema de casos y rastreo de contactos que cubre a todo el personal, a pesar de que la mayoría están trabajando de forma telemática. 

Para el director, la inversión en Sanidad es la base de la respuesta «de hoy al virus» y no una inversión de futuro. «Si invertimos en los sistemas sanitarios y en los trabajadores sanitarios podremos controlar al virus y seguir avanzando juntos para resolver este reto». Además ha destacado que la sanidad pública es «más grande que cualquier persona». 

Algunos países ya tienen hospitales saturados

Aunque durante el último fin de semana son «muchos» los países que han conseguido controlar la transmisión del virus, también hay muchas regiones, como en Europa o América del Norte, donde los casos «siguen creciendo».

«Estamos en un momento crítico para que los líderes actúen y las personas se junten en un objetivo común. Todos podemos desempeñar un papel a la hora de controlar la transmisión y ya hemos visto que es posible hacerlo», ha señalado.

Asimismo, también ha advertido que en algunos países los hospitales ya empiezan a estar saturados y esto es algo «que deja a los trabajadores sanitarios en una situación difícil». 

«La gente está frustrada y tiene derecho a estarlo»

El director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, se mostró completamente comprensivo ante los altercados como forma de protesta que han tenido lugar durante los últimos días en varias ciudades europeas. «La gente está frustrada y tiene derecho a estarlo, todo el mundo quiere vivir una vida normal». 

Por esta razón, afirmó que la gente tiene todo el derecho de cuestionar las medidas de restricción impuestas por los gobiernos, aunque lo ideal sería que existiesen canales de diálogo entre la comunidad y sus autoridades para tomar medidas de manera consensuada. 

Sin embargo, también reconoció que ante la gravedad de la segunda ola de coronavirus en Europa, algunos gobiernos se han visto en la obligación de reaccionar rápidamente, una acción que ha podido causar reacciones adversas entre la ciudadanía. 

Por ello, las autoridades en Europa se están enfrentando a una situación «muy, pero muy difícil; podemos discutir cómo se llegó a la situación, pero no podemos discutir el hecho de que es grave y que necesitamos sacarnos de encima este virus», remarcó. 

Las protestas son buenas

Teniendo esto en cuenta, la OMS considera que las opciones para frenar la expansión de Covid-19 son limitadas en este momento y por este motivo ha pedido que, a pesar del desacuerdo, las poblaciones apoyan las medidas de restricción. 

«Las comunidades tienen el derecho a protestar en las sociedades modernas, aunque los gobiernos no lo tomen siempre bien, y estos también deben ser responsables, como los somos nosotros, por sus actos», sentenció Mike Ryan. Siempre y cuando se realicen de forma «segura y no aumenten el riesgo de transmisión de la Covid-19 y que, obviamente, sean pacíficas» las protestas son buenas.