Plano medio de chica con gorro y abrigo tapándose la boca con las manos

Desvelan el síntoma más común del coronavirus leve, y no es la tos

Un estudio revela que el 86% de los contagiados con síntomas leves padece este trastorno y que la mayoría lo supera

Los médicos lo sospechaban desde hace tiempo, pero ahora un estudio lo ha confirmado: la tos seca no es el síntoma más común en los casos leves del coronavirus, sino la pérdida de olfato y gusto. El 86% de los contagiados leves experimentan esa sensación, y persiste durante un tiempo aunque la mayoría de ellos lo recupera.

Esto cambia lo que se pensaba en un principio, ya que se había establecido la tos seca como el gran indicador del coronavirus. Y de hecho, la pérdida de olfato (anosmia) y gusto (disgeusia) no fue aceptado como síntoma común hasta pasado un tiempo.

Al principio los médicos no tenían claro la relación entre este extraño síntoma y la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. Finalmente, los científicos descubrieron que el Covid-19 afecta a las conexiones nerviosas en las fosas respiratorias que se encargan de activar los sentidos del gusto y el olfato. Además, establecieron la pérdida de estos sentidos como un síntoma precoz que ayuda a detectar la infección antes. 

Según el nuevo estudio publicado en el Journal of Internal Medicine, ocho de cada diez personas con síntomas leves de coronavirus pierden el olfato y el gusto, y el 95% de ellos lo recuperan a lo largo de los seis meses posteriores. Otros estudios coinciden en que lo normal es recuperarlo antes de cuatro semanas.

Síntoma poco común en casos graves

El estudio en cuestión se basa en el análisis de 2.500 pacientes de 18 hospitales europeos. Se ha escogido a enfermos considerados leves, aquellos en los que no había evidencia de neumonía o pérdida de oxígeno, y los que pudieron recuperarse en casa. En la mayoría de los casos, el olfato reapareció tras 18 o 21 días, aunque el caso más preocupante es el 5% de los pacientes que no recuperó esa función seis meses después.

La pérdida de gusto y olfato se considera un síntoma de detección temprana del coronavirus porque ocurre de forma repentina, sin que haya congestión nasal. Pero en cambio, no suele aparecer en los casos graves, donde solo entre un 4% y un 7% manifiestan pérdida de gusto y olfato. En los casos más graves, los síntomas fueron tos, fiebre y dificultad para respirar. 

Se trata de uno de los estudios más fiables sobre esta cuestión, dada la extensa base de casos analizados. Eso permite confirmar la mayor prevalencia de disfunción olfatoria en pacientes leves sobre los moderados o críticos. El síntoma se suele manifestar con la pérdida completa de la sensación, aunque también se dan casos en los que aparece un trastorno del gusto y el olfato, donde se mezclan los olores y los sabores.

Clave en la lucha contra la pandemia

Según los autores de la investigación, los datos recopilados sobre una gran cantidad de casos analizados permitió evaluar la tasa de recuperación subjetiva y objetiva del olfato a los dos meses. Por otro lado, admiten que una de las debilidades del estudio es «la falta de examen clínico olfatorio o de imágenes al inicio de la enfermedad, para evaluar la hendidura olfatorio y el bulbo olfatorio».

Lo cual indica que harán falta nuevas investigaciones para seguir avanzando en ese terreno. Una de las incógnitas sigue siendo porque afecta mucho más a los enfermos leves que a los graves, si la forma de contagio es la misma, a través de las vías respiratorias. 

En todo caso, los nuevos descubrimientos cambian lo que se pensaba hasta ahora sobre los síntomas del coronavirus. Esto es algo muy importante de cara a la lucha contra la pandemia, porque la principal característica del coronavirus es su gran presencia en asintomáticos y síntomas leves que propagan la enfermedad sin saber que están contagiados. 

La eficacia en la lucha contra la propagación del coronavirus pasa por identificar claramente los síntomas del coronavirus, con el fin de notificarlo a las autoridades sanitarias y poner en marcha el protocolo de aislamiento y rastreo.