Primer plano de una nariz de una chica

Si has perdido el olfato por haber tenido coronavirus puede ser una buena noticia

Un estudio arroja nuevos datos sobre la anosmia provocada por el Covid-19

Hace más de un año que llegó el Covid-19 a España. Desde entonces son muchos los síntomas que se han relacionado con esta enfermedad, uno de ellos la anosmia. Aunque esta pérdida de olfato es muy incómoda para quienes la padecen, también se ha descubierto que tiene un lado bueno.

Investigadores italianos han detectado que los pacientes recuperados de Covid-19 que perdieron el olfato durante o después de contagiarse, después de cinco meses tenían 2,75 más posibilidades de haber aumentado la cifra de anticuerpos que el resto de los participantes en el análisis. Es decir, la anosmia está asociada a una mayor y más duradera respuesta inmunitaria.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

«Hemos descubierto que hay varios síntomas asociados a una mayor tasa de anticuerpos, sin embargo, solo la anosmia/ageusia y el dolor de pecho estaban vinculados a los mayores coeficientes», señalan los expertos en su artículo, publicado esta semana en el portal 'medRxiv.com'.

La investigación se realizó mediante el seguimiento y testeo de 4.735 profesionales sanitarios de 10 centros de salud del norte de Italia. Durante el periodo elegido  para llevar a cabo este estudio, la curva de contagios fue prácticamente reducida a cero. Por este motivo los investigadores han descartado que ese incremento en los anticuerpos pudiera estar relacionado con nuevos contactos con el virus.

La razón por la que los pacientes con anosmia han marcado una diferencia tan importante estaría en que el Covid-19 podría persistir durante largo tiempo en el bulbo olfatorio, provocando que el sistema inmune siga produciendo anticuerpos y, también, haciendo que la anosmia continúe en algunos pacientes durante semanas o incluso meses.

«La respuesta incrementada de anticuerpos en pacientes con anosmia podría estar vinculada a la persistencia del virus en el bulbo olfatorio, lo que, mediante inflamación local y la emisión de antígenos, mantiene e impulsa la respuesta de anticuerpos», señalan los investigadores italianos.

A pesar de que existen más cuestiones sobre la duración de la inmunidad frente al Covid-19 en pacientes que han pasado la enfermedad, existe un consenso científico que señala que dura al menos seis meses en el caso de pacientes sintomáticos.

Esta investigación también ha confirmado que los niveles de anticuerpos se reducen gradualmente en menos de cinco meses en el caso de los pacientes recuperados que pasaran la enfermedad sin síntomas. A pesar de ello, todavía no está claro hasta qué punto la ausencia de anticuerpos detectables en sangre implica ser vulnerable a una posible reinfección.

Junto a la creación de anticuerpos, el paciente contagiado también genera una respuesta de células B, llamadas «de memoria» y que son, precisamente, las responsables de la producción de los anticuerpos específicos contra el virus del Covid-19.

En caso de volver a entrar en contacto con el virus, estas células podrían reactivar la respuesta inmunitaria, a pesar de que ya hayan desaparecido los anticuerpos.

Ejercicios para el recuerdo

Oler aporta un conjunto de sensaciones, emociones y placeres que derivan en un estado de bienestar. Con la llegada del Covid-19 esto cambió para muchos ciudadanos contagiados, puesto que perdieron el sentido del olfato al infectarse o después y algunos no lo han recuperado todavía.

«Hay un 90 por ciento de los pacientes con anosmia que recuperan el olor espontáneamente en el primer mes», explicaba este verano el doctor Franklin Mariño Sánchez, otorrino del hospital Ramón y Cajal.

No obstante, el 10 por ciento restante continúa con esta sensación tan incómoda durante más tiempo. Para ellos, los ejercicios para entrenar la capacidad de recordar, distinguir e identificar olores se han convertido en algo fundamental. Y es que ejercitar el cerebro para recordar olores característicos es básico para emprender el camino hacia la recuperación total.