Sanitario vacunando en el brazo a una persona

El peginterferón, el nuevo fármaco que elimina el coronavirus cuatro veces más rápido

Con una sola inyección se multiplica la eliminación de la infección en 7 días

Desde el inicio de la pandemia, uno de los objetivos de los científicos ha sido conseguir dar con un fármaco que consiguiera tratar de manera efectiva el coronavirus. A lo largo de los meses, mientras sí iban llegando buenas noticias sobre las vacunas, no eran tan esperanzadoras las novedades que se producían sobre los tratamientos sobre el covid. 

Por suerte, en las últimas semanas parece que sí se empiezan a dar importantes descubrimientos que ayudarán en la lucha contra el virus. El último sería un nuevo fármaco antiviral experimental que según los investigadores que lo están desarrollando podría acelerar la recuperación de aquellos contagiados antes de que estos necesiten ser hospitalizados. 

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

El estudio ha sido encabezado por el doctor Jordan Feld, especialista en hígado del Centro de Enfermedades Hepáticas de Toronto, de la University Health Network (UHN) de Canadá. Ha probado el peginterferón-lambda, que así se llama este nuevo fármaco, en 60 voluntarios, a 30 de ellos se les administró una inyección del mismo y a otros 30 un placebo. La fase 2 de esta investigación se desarrolló entre mayo y noviembre. Se espera que en breve empiece la fase 3. 

Aumenta la rapidez para eliminar el virus

Feld explica en la revista 'Lancet Respiratory Medicine' que «este tratamiento tiene un gran potencial terapéutico, especialmente en este momento, ya que vemos variantes agresivas del virus propagándose por todo el mundo que son menos sensibles tanto a las vacunas como al tratamiento con anticuerpos». Una sola inyección multiplica por cuatro la capacidad para eliminar el virus en 7 días. 

«Las personas que fueron tratadas eliminaron el virus rápidamente, y el efecto fue más pronunciado en aquellos con los niveles virales más altos», relata el especialista. Confirma además que produce «una mejora más rápida de los síntomas respiratorios». 

Los datos concretos del estudio no dejan lugar a dudas. En los participantes que tenían una carga viral más alta, aquellos que fueron tratados tuvieron un 79% de capacidad de eliminar rápidamente el virus, por un 38% de los miembros del grupo placebo. 

Esto es un punto importante, ya que si se consigue eliminar de forma rápida los niveles virales, se evitan que se produzcan casos más graves y también se reduce el de transmisión a otras personas. «Si podemos reducir el nivel del virus rápidamente, es menos probable que las personas transmitan la infección a otros e incluso podemos acortar el tiempo necesario para el autoaislamiento», insiste el doctor Feld. De entre el grupo de 60 participantes, solo 5 tuvieron síntomas respiratorios graves, 4 de ellos del grupo placebo 

Sería útil incluso con las nuevas cepas

Este medicamento lo que hace es introducirnos interferón-lambda, una proteína que el cuerpo produce contra las infecciones virales. Esta tiene la capacidad de activar una serie de vías celulares para matar los virus invasores.

El problema que tiene el SARS-CoV-2 es que, a diferencia de otros virus, impide que el organismo cree interferones, evitando así la actuación de nuestro sistema inmunológico. Además, está el hecho que algunos interferones, aunque activan muchas vías de destrucción de virus, no pueden combatir a las nuevas cepas. 

Pero esto no pasa con interferón lambda de este tratamiento. Es diferente porque utiliza un receptor que solo está presente en algunos tejidos del cuerpo. Es muy activo en los pulmones, el hígado y el intestino, todos los lugares donde el virus COVID-19 puede replicarse. En cambio no se encuentra en otros lugares, lo que reduce mucho los efectos secundarios que si producen otro tipo de interferones. En el ensayo, los tratados con interferón lambda tuvieron efectos secundarios similares a los que recibieron placebo. Además, tiene la ventaja que se puede administrar con una sola inyección debajo de la piel con una aguja diminuta.