Salvador Illa en segundo plano escucha atento la comparecencia del Presidente del Gobierno Pedro Sánchez

La respuesta de Pedro Sánchez al posible estado de alarma en Madrid

El presidente ha ofrecido a la presidenta de la Comunidad una reunión en la sede del gobierno autonómico para abordar las posibles medidas

Ya es una realidad. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ofrecerá a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, decretar el estado de alarma en esa región para atajar el imparable aumento de contagios. En todo caso, será el gobierno autonómico el que decida si pedir o no este instrumento que permite limitar los movimientos de las personas.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

La decisión forma parte de la nueva estrategia del Gobierno de Pedro Sánchez, que pasa por trasladar la gestión de la pandemia a las comunidades y extender el instrumento del estado de alarma parcial para aquellas regiones que lo pidan al ejecutivo central.

En el caso de Madrid, la situación es muy desesperada y la sombra del estado de alarma está planeando como una opción posible. El Gobierno ofrece además más apoyo del Ejército que se suma a los rastreadores militares, material sanitario y respaldo político y legal que ya ofreció Pedro Sánchez a la presidenta de la comunidad.

Ahora la pelota está en el tejado del gobierno de la Comunidad de Madrid. El presidente Pedro Sánchez envió ayer una carta a Isabel Díaz Ayuso en la que le ofrecía una reunión en los próximos días para abordar la situación. El lugar sería la sede del gobierno regional para visualizar que el poder lo tiene la comunidad autónoma.

Apenas una hora después, la presidenta le respondió que no cierra la puerta a pedir el estado de alarma y pedía al Gobierno seguridad jurídica: «Además de todos los servicios públicos propios destinados a este fin, ya sean sanitarios, sociales o educativos, necesitamos seguridad jurídica, actuaciones en dependencias estatales y respaldo en materia legislativa y de seguridad ciudadana, competencias de las que carecemos, para que todas demás sean efectivas».

Por ahora, la estrategia del gobierno autonómico pasa por decretar confinamientos selectivos como los que anunció el miércoles el viceconsejero Antonio Zapatero. Los primeros se aplicarán a algunos barrios y municipios de la zona sur de Madrid, y para ellos la comunidad tendría capacidad propia para decretarlos con la autorización de un juez.

Además, en la carta el presidente del Gobierno se mostraba interesado en estudiar junto con la presidenta de la comunidad la manera de reforzar los servicios públicos de sanidad ante la grave situación en la que se encuentran los hospitales madrileños, cuyas UCI ya están cerca de un 80% de ocupación.

División en el gobierno de la comunidad

Por su lado, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, recuerda que antes de activar el estado de alarma «aún hay recorrido previo» aunque luego matizaba que «hay que hacer lo que haga falta para controlar la situación en Madrid».

Hasta ahora el estado de alarma no aparecía en el horizonte de los gobernantes de Madrid, pero el empeoramiento de los últimos días ha hecho que cambien de opinión, y el propio Ignacio Aguado, vicepresidente de la comunidad, pidió ayuda al Gobierno central aunque sin referirse expresamente al estado de alarma.

Ahora, Ignacio Aguado y buena parte del gobierno regional no ven con malos ojos utilizar este instrumento para estabilizar la situación. En todo caso, lo asocian a la decisión de los técnicos en función de la evolución de los datos, sobre todo de la ocupación de la UCI.

Esta es la decisión a la que se tiene que enfrentar ahora el gobierno de la Comunidad de Madrid que, de hecho, ya está dividido en torno a esta cuestión. El sector de Aguado es partidario de tomar decisiones drásticas, mientras que el grupo de Díaz Ayuso es reticente a medidas muy restrictivas. La oferta de Pedro Sánchez introduce ahora más tensión en ese gobierno.