Angela Merkel en comparecencia de prensa

Anuncio de Europa para volver a la normalidad: 'Dentro de tres meses'

El Consejo Europeo ha llegado a un acuerdo para implantar un pasaporte de vacunación a nivel Europeo para poder viajar

Hace tiempo que se viene hablando del tema, pero ahora ya es oficial: habrá pasaporte de vacunación para poder viajar por Europa, y se prevé que empiece a funcionar este verano. Así lo ha anunciado la canciller alemana Angela Merkel tras la reunión del Consejo Europeo, en el que los 27 gobiernos europeos han llegado a un acuerdo para la creación de un pasaporte europeo de vacunación y ha confiado en que estará listo dentro de 3 meses, justo cuando empiece el verano.

Así mismo, han aclarado que por el momento no determinará la posibilidad o no de viajar, debido al bajo número de vacunaciones existentes hoy en día, y que por lo tanto seguirán vigentes las exigencias de test de coronavirus, hasta que no se sepa qué efectividad tiene la vacuna y si un vacunado puede infectar con el virus a otras personas.

Un pasaporte en formato digital y en el teléfono móvil

No se sabe a ciencia cierta cómo funcionará dicho pasaporte, pero se apuesta porque sea en formato digital en el teléfono móvil, aunque se pone en duda qué fiabilidad tendría y cómo se coordinarían las instituciones sanitarias de los distintos países.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

«Los trabajos técnicos los va a llevar a cabo la Comisión Europea, hay que hacer compatibles los sistemas de registro de todos los países y decidir qué datos incluirá. El Ministerio de Sanidad alemán traspasará los datos y para todo eso se van a necesitar unos tres meses», ha asegurado Angela Merkel en su comparecencia.

Y es que en Europa hay cierta impaciencia para volver cuanto antes a una cierta normalidad. Sin embargo, el Consejo Ético alemán ya ha descartado que en su país se vayan a restringir derechos a los ciudadanos no vacunados, por ser considerada ilícita. Y es que los menores de 16 años por ejemplo, no pueden ser vacunados por el momento, y también crea incertidumbre la vacunación en colectivos como embarazadas y madres lactantes, con quienes no ha sido testada la vacuna, así como enfermos inmunodeprimidos. ¿Qué pasará con las personas que no puedan o no quieran vacunarse?

Una cartilla que espanta a muchos

A algunos países nórdicos no parece importarles esta vulneración de los derechos fundamentales de las personas y ya están implementando su propio documento digital de vacunación nacional, como es el caso de Sueva y Dinamarca, algo que atemoriza a las organizaciones protectoras de derechos civiles. A este respecto, parece que Reino Unido también querrá sumarse a la carrera de convertirse en un país ‘covid-free’, sobre todo después de que el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, haya afirmado en una entrevista de radio que los ingleses podrían tener que presentar un certificado de vacunación para poder entrar en bares y comercios, algo que ha provocado un gran revuelo. «Es algo que no se ha descartado y está bajo consideración, pero por supuesto que hay que hacerlo viable», aseguró Raab.

A su vez, algunos países europeos ya han anunciado iniciativas similares como por ejemplo Grecia, Islandia, Hungría y Lituania, que incluyen códigos QR o incluso tecnología de reconocimiento facial. Estonia trabaja junto a la OMS para crear una certificación de vacunación estandarizada para convertir el país en un ejemplo a nivel internacional. 

Sin embargo, se teme que su implementación a nivel europeo sea desordenada y esté expuesta a corrupción, pues el principal desafío es garantizar la verificación de dicho certificado, que la fuente sea fiable. De hecho, hay países en los que aún no tienen ni registros médicos digitales, por lo que no se sabe de qué base partiría el pasaporte de vacunación. Además, tampoco hay consenso sobre qué restricciones se deberían aplicar a los viajeros que recibieron vacunas no aprobadas por la Agencia Europea de Medicamentos.