Un sanitario con un vial de la vacuna de AstraZeneca en una mano

Ni una más: el país que acaba de suspender la vacunación con AstraZeneca

España ha recibido este jueves más de un millón de dosis del fármaco

La vacuna de AstraZeneca continúa en el foco mediático. Varios países suspendieron la vacunación con el fármaco ante algunos casos de trombos en pacientes a los cuales se les acababa de inocular la vacuna, teniendo que lamentar incluso alguna muerte. Finalmente, tras los estudios pertinentes, la Agencia Europea del Medicamento, organismo al cargo de garantizar la seguridad de dichos fármacos, dio luz verde a vacunar con AstraZeneca.

En España, de hecho, una parte de la ciudadanía está siendo vacunada con el polémico fármaco, incluso habiendo ampliado el límite de edad interpuesto en un primer momento. En cambio, las cosas son bien diferentes en Países Bajos, donde el gobierno ha anunciado este mismo sábado que suspende definitivamente la campaña de vacunación con AstraZeneca.

Países Bajos suspende definitivamente la vacunación con AstraZeneca

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

De hecho, este pasado viernes, Países Bajos decidió dejar de inocular el fármaco a las personas menores de 60 años hasta el 7 de abril, para que el consejo de evaluación de salud tenga suficiente margen de tiempo para revisar de nuevo los datos y analizar el fármaco y sus riesgos y efectos secundarios.

Según 'De Telegraaf', tras una reunión entre el ministerio de Sanidad y el Instituto Nacional de Sanidad Pública y Medio Ambiente del País, se ha tomado la drástica decisión de cancelar definitivamente la campaña con el fármaco, con el objetivo de no tener dosis que puedan quedar inservibles, en vista a los últimos cinco casos de efectos secundarios graves que se han dado en mujeres de entre 25 y 65 años, una de las cuales ha perdido la vida. 

Países Bajos ha administrado hasta el momento 400.000 vacunas de AstraZeneca, mayoritariamente entre personas de entre 60 y 64 años, aparte del personal sanitario, personas con síndrome de Down y pacientes con obesidad mórbida. 

Recordemos que el país ya suspendió dicha vacunación durante dos semanas cuando estallaron las primeras dudas, pero la reprendió tras la garantía europea sobre su seguridad. Ahora, por segunda vez, Países Bajos decide dejar de administrar AstraZeneca a sus ciudadanos para evitar riesgos.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La Agencia Europea del Medicamento recuerda que no hay evidencias de relación entre la vacuna y los casos de trombos

La decisión está tomada, aunque la Agencia Europea del Medicamento sigue manteniendo que no hay ningún vínculo demostrado entre los casos graves y muertes acontecidas y el polémico fármaco. Eso no significa que más adelante pueda descubrirse una relación entre la vacuna y las trombosis. De hecho, no se descarta esta posibilidad, pero, por ahora, se prioriza el beneficio que supone la vacuna en la lucha mundial contra el coronavirus, que puede conllevar graves síntomas y hasta la muerte, por delante del riesgo mínimo que pueda existir en ciertos pacientes.

Alemania, en la misma línea, también suspendió el pasado miércoles la vacunación con AstraZeneca a personas menores de 60 años por el riesgo de trombos. Canadá no vacuna a menores de 55 años. Y en España, la vacuna de AstraZeneca se inocula a personas de 65 años o menos, aunque en un primer momento el límite se había establecido a los 55 años. Precisamente este pasado jueves llegaron a nuestro país 1.056.500 vacunas de Oxford.

AstraZeneca estudia formas de aumentar su producción

Por su lado, AstraZeneca ha afirmado este sábado que está estudiando formas de aumentar la producción de su vacuna contra la Covid-19 para reducir el tiempo de llegada de las dosis a los diferentes países. La farmacéutica asegura que trabaja sin descanso para contribuir a acabar con la pandemia, de la mano de científicos de primer nivel, gobiernos e instituciones. 

El presidente de AstraZeneca en España, Rick R. Suárez, ha recordado que «las vacunas salvan vidas y que han contribuido a aumentar la supervivencia de la población y a mejorar la calidad de vida de las personas a lo largo de la historia». Está convencido de que la vacunación será «la mejor herramienta para luchar contra esta pandemia sin precedentes».

Según Suárez, «lo realmente importante ahora es disponer del mayor número de vacunas posible y continuar con las campañas de vacunación de los diferentes países».