Un país de Europa hace saltar las alarmas: Vuelve al confinamiento durante un mes

Países Bajos ha tomado esta drástica decisión ante el aumento de casos.

Holandeses paseando en bici y a pie en un corredor sin mascarilla durante el Coronavirus
Holanda ha aplicado un sistema basado en la responsabilidad individual | Agencias

La segunda ola de contagios está azotando con dureza a Europa. Entre los países más afectados se encuentran los ya habituales: España, Francia y Reino Unido, pero también otros que resistieron a la primera ola y hacen saltar ahora las alarmas.

Es el caso de Países Bajos, que se ha convertido en el tercer país de la UE con peores datos después de registrar en la última semana 43.904 nuevos positivos.

Países Bajos entrará en confinamiento parcial a partir de mañana por la noche

El primer ministro holandés, Mark Rutte, ha anunciado este mismo martes la declaración de un «confinamiento parcial» durante cuatro semanas en el país. Entre las medidas aprobadas encontramos restricciones muy duras que hasta el momento no se habían impuesto, ni siquiera durante la primera ola de contagios.

  • Cierre de bares y restaurantes
  • Prohibición de la venta de alcohol y drogas a partir de las 20.00 horas
  • Obligación del uso de mascarillas en interiores (hasta el momento era opcional)
  • Prohibición de los deportes de grupo por parte de aficionados (el deporte profesional continuará pero sin público).
  • Reuniones sociales en casas restringidas a un máximo de tres invitados por día.

Las medidas han causado una gran alarma en la sociedad holandesa y en Europa, que por primera vez ven como el gobierno holandés aplica medidas tan severas. Entrarán en vigor mañana por la noche y se prolongarán durante un mes.

Mark Rutte reconoció que las nuevas medidas escocerán en los sectores más afectados y en la sociedad en general, pero asegura que es la «única forma» de detener el gran número de contagios en el país.

Países Bajos cambia de estrategia tras el incremento de casos en la segunda oleada

El confinamiento parcial decretado en Países Bajos ha supuesto un cambio de estrategia del Gobierno en el control de la pandemia.

Durante la primera ola no hubo cuarentenas claustrofóbicas en el país. Se cerraron los lugares de ocio y reunión social, así como las escuelas, que reabrieron antes de las vacaciones de verano.

Sin embargo, en el resto de las decisiones (apertura de locales, circulación, salidas al exterior...) se optó por confiar en la «responsabilidad individual y el sentido común» de sus ciudadanos para frenar la propagación del virus.

De hecho, al inicio de la crisis el primer ministro holandés llegó a insinuar que su objetivo era conseguir la inmunidad de rebaño en vez de limitar las libertades de los ciudadanos.

Con el avance de la pandemia y el inicio de esta segunda ola, el primer ministro optó por implantar medidas más leves como el cierre de los bares a las 22.00 horas y la limitación de aforos. Unas medidas que, se han visto, no han servido para frenar el avance del virus.


Comentarios

envía el comentario