Vista exterior de uno de los edificios del Hospital Ramón y Cajal de Madrid

El Jefe del Hospital Ramón y Cajal: 'Otro problema causa 7 millones de fallecidos'

Se ha celebrado el primer Congreso Nacional de Covid-19 en España

Santiago Moreno, el jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal situado en Madrid ha inaugurado el primer Congreso Nacional de coronavirus en España y ha utilizado esta reunión para criticar fuertemente la gestión de la epidemia del virus.

«El problema no han sido los rebrotes sino que no los hayamos controlado e impedido que se llegue a la transmisión comunitaria que es donde estamos», ha manifestado.

«La responsabilidad de haber llegado a esta situación hay que repartirla entre el civismo de los ciudadanos y el seguimiento adecuado de los brotes para conseguir su contención. Lo primero es difícil de controlar, pero lo segundo es imperdonable que haya funcionado mal». 

Estas han sido las primeras palabras que se han comentado durante el congreso. Así, Santiago Moreno también ha querido avisar que «el número de PCR positivas en el mes de agosto es ya superior al que teníamos en el mes de marzo».

«Sabemos que no son datos comparables porque ahora se hacen más PCR y a pacientes asintomáticas en estudios de contactos o cribados, pero lo que no cabe duda es que está habiendo una transmisión comunitaria», ha advertido el jefe de Enfermedades Infecciosas.

«Y si en marzo, con confinamiento de toda la población, tardamos dos meses en volver a la normalidad no quiero pensar cuánto vamos a tardar ahora en hacerlo sin confinamiento». 

Además, ha querido destacar que ya desde los primeros meses de la pandemia España no actuó de la forma correcta. «Si se hubiesen aplicado las medidas de confinamiento sólo con una semana de adelanto nuestra serie epidemiológica habría sido realmente diferente».

«Seguramente podríamos haber evitado ese retraso. Eso es algo de lo que hay que aprender», ha advertido Santiago Moreno, alegando que es muy importante que se tomen medidas estrictas para evitar volver a perder el control de la situación.

Por otro lado, también es necesario, según su opinión, sumarle la falta de liderazgo por parte de las instituciones, algo que todavía sigue faltando. 

«No ha habido ninguna recomendación institucional que tuviera tal fuerza que los centros de salud y hospitales no sintieran que tenían que hacer su propio protocolo sobre cómo actuar».

Y las pocas que lo han hecho, han sido contrarias a las de los hospitales: «con recomendaciones ajenas a los puntos de vista de los médicos, por ejemplo cuando se negaba el hacer una PCR a alguien con clínica si no había tenido un contacto directo con un positivo».

Sin embargo, también ha querido reconocer que a pesar de que el mayor error lo ha tenido el Gobierno por no actuar a tiempo, en las clínicas también los han cometido. Por ejemplo, en el «el tratamiento con fármacos se ha basado más en impresiones que en evidencias. Se ha seguido con frecuencia simplemente al que más vociferaba». 

Cifras muy parecidas, pero situación muy distinta

Aunque sí bien es cierto que ahora la cifra elevada de contagios es muy similar a la de marzo, la situación actual «es muy diferente a la del inicio de la pandemia, que sacudió de forma tan temprana y explosiva a nuestro país», Aunque, «eso no nos quita un ápice de preocupación», según ha comentado Pilar Aparicio, la directora general de Salud Pública.

Ha sido ella la encargada de explicar que durante el primer mes de la pandemia en España solo se hacían 3.000 PCR diarias, mientras que ahora se realizan una media de 60.000 al día. En marzo, de los casos detectados, casi un 55% necesitaban atención hospitalaria, mientras que ahora lo requieren menos de un 5%. 

Si nos centramos en la mortalidad por coronavirus, en el comienzo de la epidemia era de un 12 o 13%, pero ahora ha bajado a un 1%.

Origen del virus

También ha querido destacar que la mayoría de enfermedades que están vigentes en este momento proceden de la naturaleza. «El 60% de los nuevos virus hemos visto que proceden del contacto humano con fauna salvaje con la que no debería haber llegado a haber relación».

Es por esta misma razón que Maira Neira, la directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha demandado medidas para «proteger y preservar la fuente de la salud humana, que es la naturaleza».

Y ha insistido en que es totalmente imprescindible invertir en servicios esenciales como es el agua potable. «La primera recomendación en esta pandemia, es lavarse las manos frecuentemente, pero la mitad de la población no tiene acceso a agua potable ni jabón». 

«La contaminación es un problema de salud pública que causa 7 millones de muertos anuales. Esperemos que cuando nos quitemos la mascarilla podamos seguir respirando aire limpio», ha manifestado. 


Comentarios