Hospital de campaña vigilado por un militar

La OMS advierte ante la nueva cepa de una bacteria resistente a los antibióticos

La mutación de la gonorrea la hace resistente a la mayoría de fármacos a causa del Covid

Este año no podía acabar de otra manera que llevando al límite nuestra paciencia con noticias que parecen sacadas de un libro de ciencia ficción. Y es que por si no fuera poco el cambio total que han sufrido nuestros hábitos desde el pasado mes de abril, desde la OMS advierten que los fármacos injeridos para el tratamiento del Covid podrían estar afectando a la respuesta de nuestro organismo ante otras enfermedades.

La Organización Mundial de la Salud ha publicado un comunicado por el que alerta del aumento de una variación de la gonorrea que es resistente a los antibióticos a causa del tratamiento de Covid. Si bien en un principio poco tendría que ver la ITS con la enfermedad de carácter respiratorio, la modificación del patógeno se ha producido por el uso excesivo de los medicamentos que contienen azitromicina, un elemento que se emplea en las primeras fases del virus.

Desde la organización se señala que este podría no ser el único caso de daño colateral a causa de la pandemia, ya que con el foco puesto completamente en el Covid, se ha frenado la atención a otro tipo de enfermedades o dolencias. Apunta que podrían haberse dado focos de gonorrea que no fueron diagnosticadas, lo que aumenta el riesgo de que haya posibles trasmisiones, y en el peor de los casos, que ante la falta de valoración, algunas personas hayan optado por automedicarse.

¿Cómo se trata la gonorrea?

La gonorrea es una bacteria que pertenece al grupo de Infecciones de Transmisión Sexual, y es causada por el microorganismo Neisseria gonorrhoeae, que afecta al tracto genital, la boca y el ano. Su forma de contagio se produce a través del contacto sexual.

«Esta enfermedad, causada por una bacteria, se trata con dos medicamentos, pero ya se ha desarrollado resistencia a uno de ellos. Es posible que dentro de poco ya no haya ninguna opción terapéutica para tratar las infecciones por gonorrea multirresistente» ha comentado la OMS a través de su página web.

El comunicado también considera que «el gonococo es multirresitente porque se han observado en él resistencias a muchos antibióticos distintos: penicilinas, penicilinas, sulfonamidas, tetraciclinas, quinolonas y macrólidos (incluida la azitromicina) e incluso a antibióticos de último recurso como las cefalosporinas».

Esta resistencia se debe a varios factores, entre los que destacan el acceso sin restricciones a antimicrobianos, la elección incorrecta, el uso excesivo de antibióticos o la mala calidad de los mismos. Además, la mutación genética ha aumentado la resistencia farmacológica de la bacteria.

Las consecuencias

Algún efecto dominó que puede producir este cambio molecular es la mayor transmisión del virus VIH, que se puede quintuplicar, esterilidad, inflamación, que en las mujeres llega a causar dolor agudo y crónico en el hemiabdomen inferior, embarazo ectópico o muerte materna, aborto en el primer trimestre de la gestación o infecciones oftálmicas graves en los recién nacidos que pueden llegar a causar ceguera.

La OMS ya ha propuesto un plan para la lucha contra la enfermedad, con motivo de facilitar la adopción de medidas eficaces contra la propagación de las cepas multirresistentes del genococo. La estrategia cuenta con una mayor vigilancia ante las ITS con el fin de determinar su presencia de forma más temprana. 

Algunas de las medidas que se incluyen en este documento están relacionadas con una mayor seguridad en la identificación y prevención de la enfermedad, la constitución de una red regional de laboratorios que realicen cultivos y antibiogramas con buenos mecanismos de control o el apoyo a la investigación para desarrollar pruebas asequibles de detección de la gonorrea.

La Organización Mundial de la Salud concluye realizando un llamamiento a los Estados Miembros y sus asociados para conocer y reducir la resistencia a los antimicrobianos mediante una mejor gestión de los antibióticos y llevando a cabo las medidas previamente señaladas.