Dos personas con equipos de protección contra el Covid metiendo un féretro en un coche funebre

La OMS publica su informe más demoledor: 'La pandemia se pudo evitar'

Se destaca la necesidad de protocolos comunes que permitan una estrategia unificada contra este tipo de emergencia sanitarias

La pandemia se ha caracterizado por la disparidad de opiniones y acciones a nivel global, tanto en el ámbito gubernamental como en la responsabilidad ciudadana. Algo que también ha permanecido durante todo este tiempo es la capacidad para criticar cada acción llevada a cabo, y es que como como se suele decir a toro pasado, todos somos Manolete. Ahora, la Organización Mundial de la Salud tras toda la información recopilada asegura que la pandemia global pudo llegar a evitarse.

En concreto señala a febrero de 2020, una fecha clave en el porvenir sanitario global y en el cual no se tomaron las decisiones pertinentes para evitar una escalada mayor. Según un informe realizado por expertos independientes, aunque vinculados, con la OMS, los principales responsables de esta situación son los líderes mundiales, que tendrían que haber actuado con más solidaridad para evitar las consecuencias que sigue teniendo el patógeno a todos los niveles sociales.

Según el informe existían eslabones débiles en cada punto de la cadena de responsabilidad social, en palabras de la exprimera ministra de Nueva Zelanda Helen Clarck y la expresidenta de Liberia Ellen Johnson Sirleaf. Ambas autoras critican directamente a los gobiernos de todo el globo, ya que las consecuencias comenzaron a afectar a la población y las medidas no se tomaron hasta que fue demasiado tarde.

La realización del informe

En base a una recopilación de datos que cuenta con el muestreo de varias zonas a nivel mundial, se confeccionó el estudio para reclamar la atención de la OMS y su poder vinculante como última palabra en todo este proceso. El documento pretende introducir una serie de cambios radicales para evitar que esta situación se pueda producir con otro virus o enfermedad.

Con relación a esta medida recomiendan la creación de un consejo de amenazas sanitarias globales que esté formado por diferentes jefes de estado y gobierno, para que puedan confeccionar una mejor respuesta e incrementar la financiación para afrontar esta clase de amenazas.

Una de las principales críticas por parte del artículo es referente a la carencia de iniciativa por una organización o país en concreto. «El liderazgo político global estuvo ausente» argumentan los autores. Señalan directamente al momento en el que se detectó el virus en Wuhan, y a la lenta respuesta por parte de los estados miembros que tuvo como consecuencia la carencia de recursos para enfrentarse al virus, en algo por ejemplo, tan normalizado como es hoy en día es el uso de mascarillas.

Febrero de 2020 como fecha clave

Es el momento en el que la historia se pudo haber cambiado, ya que según aseguran los especialistas sanitarios fue una oportunidad perdida. «Demasiados países eligieron esperar y ver qué pasaba» comenta la publicación. De hecho la mayoría optó por la opción de contar resultados, aunque todas estas sentencias vienen dadas desde la posición actual, en la que se ha recopilado una auténtica barbaridad de información, cosa que no existía en aquel momento.

Las consecuencias son conocidas por todos, colapsos sanitarios en la mayoría de centros y millones de muertos en todas las zonas del mundo. También se señalan los miles de fallos y retrasos en la preparación a la pandemia. Con respecto a esta situación comentan que pese a lo que se pueda pensar no se trata de la primera pandemia, y señalan directamente a la ONU por no barajar la posibilidad de documentar crisis previas para actuar en consecuencia con la actual.

A pesar de que la polémica generada por la aparición del virus se centró en el gobierno chino, lo cierto es que este informe defiende su rápida actuación como uno de los ejemplos más claros de lo que deberían haber hecho el resto de países. Aquí de nuevo, vuelve a apuntar hacia la OMS por la inexistencia de protocolos que permitieran el cierre rápido de fronteras y una estrategia con perspectiva global, en definitiva, una lucha unida que hubiera servido para lamentar menos muertes.