Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS

La OMS habla claro por fin sobre la temida vacuna de AstraZeneca

Varios países europeos han suspendido el uso de un lote del fármaco por precaución ante algunos casos de trombosis

La desconfianza ha sobrevolado la vacunación contra el coronavirus des del primer día en qué se anunció que se autorizaban los fármacos y que en 2021 se llevaría a cabo el plan, con el objetivo de poner fin a la virulenta pandemia contra la que seguimos luchando. La rapidez con la que varios laboratorios han conseguido la vacuna ha despertado miedos e inseguridades en los ciudadanos des del principio.

Las autoridades sanitarias de todo el mundo han luchado contra esta desconfianza, garantizando la seguridad de los fármacos, que ya se han inyectado millones de personas en todo el mundo. Pero hay ciertas informaciones que hacen resurgir miedos entre la población. Y ahora mismo ese miedo tiene nombre concreto: AstraZeneca.

El hecho de que varios países como Austria, Dinamarca, Estonia, Lituana, Noruega, Islandia y Tailandia e incluso alguna comunidad autónoma española hayan decidido suspender la inyección de un lote determinado de la vacuna de AstraZeneca por diferentes casos de trombosis en pacientes tras vacunarse ha hecho saltar las alarmas entre algunos ciudadanos. Pero lo cierto es que, por ahora, en ninguno de los casos se ha demostrado que la trombosis o, en algún caso, la muerte del paciente, haya sido provocada por la vacuna

Aun con la inevitable desconfianza que los hechos suscitan, la mayoría de ciudadanos que tienen la oportunidad de vacunarse lo hacen, aunque les toque la vacuna de AstraZeneca. Consideran que es la única forma de acabar con la pandemia y prefieren asumir los efectos secundarios que pueda acarrear la inyección que temer un contagio de coronavirus y todo lo que puede acarrear: un estado grave de salud y/o contagiar a otros seres queridos.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Justamente ante la polémica alrededor de la vacuna de AstraZeneca, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alzado de nuevo la voz con un mensaje tranquilizador. La OMS asegura que «no hay razón para no usar» dicho fármaco contra el coronavirus. Consideran que «se debe seguir administrando». El organismo es consciente de la enorme preocupación que ha desatado la suspensión del uso de AstraZeneca en algunos países europeos por precaución. Los expertos investigan ahora los diferentes casos de trombo embolismo que se han dado en pacientes tras vacunarse, aunque, como apuntábamos, por ahora no se les puede relacionar.

La decisión de algunos países europeos de suspender temporalmente el uso de un lote concreto de la vacuna de AstraZeneca por ciertos problemas de coagulación en algunas personas que la recibieron, es solo un acto de precaución, según ha aclarado la OMS, añadiendo como dato que la incidencia de trombos en personas vacunadas con AstraZeneca es de 0,01 frente a un 116 en la población general.  

 «No se ha demostrado una relación causal»

«No se han detectado muertes relacionadas con la administración de vacunas contra el coronavirus hasta la fecha», decía contundente Margaret Harris, portavoz de la OMS. Ya se han aplicado más de 268 millones de dosis de los fármacos en pacientes de todo el mundo, según el recuento de la misma OMS, e insisten que no se ha detectado ninguna muerte relacionada con alguna vacuna. Así pues, los pocos casos que se investigan son un porcentaje ínfimo y, además, ni siquiera pueden considerarse excepciones a la seguridad de la vacuna, ya que no se relacionan por ahora con la inyección. «Se ha decidido como medida de precaución en tanto se realiza una investigación completa», decía Harris sobre la decisión de algunos países de suspender la vacunación con AstraZeneca.

«Los episodios de coagulación de la sangre son comunes en las personas, por lo que no está claro si esto era algo que iba a suceder o si la vacuna fue la responsable», añadía Harris, dejando claro que, por ahora, «no se ha demostrado una relación causal». Aun así, por supuesto es importante investigar cualquier caso y por ello el Grupo Asesor Estratégico de Expertos de Inmunización de la OMS (SAGE) está estudiando en estos momentos los informes sobre la vacuna de AstraZeneca.