Personal sanitario entrando una camilla en un hospital para el coronavirus

La OMS declara la alerta por varios fallecidos de otro virus contagioso

La directora regional de la Organización Mundial de la Salud en África ha compartido su preocupación por la reaparición de una enfermedad que ya sacudió fuertemente al continente hace unos años

El coronavirus no es el único virus que ha puesto en alerta a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Una enfermedad que ha empezado a incrementar su nivel de respuesta en Guinea ante la aparición de cuatro presuntos fallecimientos también ha conseguido activar todas las alarmas. 

Una noticia ha sido compartida por Matshidiso Moeti, la directora regional de la OMS para África, quien ha señalado que se han producido cuatro defunciones por lo que podría ser ébola en un país del continente. 

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

«Estoy muy preocupada por las informaciones sobre los cuatro presuntos fallecimientos por ébola en Guinea», ha destacado la experta en su cuenta de Twitter.

«La OMS está incrementando sus esfuerzos de preparación y respuesta para contener esta posible reaparición del ébola en África Occidental, una región que tantas penurias padeció en 2014». 

La vacuna, la mejor arma contra el virus

Para que no vuelva a tener lugar una situación parecida a la que ya vivió el país hace unos años y que no se expanda un virus que pueda provocar otra epidemia mundial, la Organización Mundial de la Salud ha anunciado su intención de desarrollar recursos, incluidas vacunas. 

«Desplegaremos rápidamente las capacidades necesarias para apoyar a Guinea, que ya tiene una gran experiencia», ha explicado el profesor Alfred Feorge Ki-Zerbo a la prensa este domingo, 14 de febrero, tras una reunión con las autoridades sanitarias de la región. 

«Los recursos ahora son más amplios y debemos aprovecharlos para poder contener esta situación lo más rápido posible. La OMS está en alerta a todos los niveles, a nivel de sede y en coordinación con el fabricante de vacunas para que las dosis necesarias estén disponibles lo más rápidamente para ayudar en esta respuesta». 

El posible origen del brote

El origen de este nuevo brote de ébola podría haber tenido lugar a principios de febrero de 2021 en la región de N'Zerekore, en el sepelio de una enfermera de Gouéké que falleció entre el 27 y el 28 de enero y que fue enterrada el día 1 en su localidad natal. 

Ocho de las personas que asistieron al funeral mostraron síntomas de la enfermedad, como diarrea, vómitos y sangrado. Tres de ellos fallecieron y otros cuatro están hospitalizados. Otro ha tenido que ser ingresado en un centro médico durante las últimas horas. 

Según la información otorgada por el director de la Agencia Nacional de Salud, Sakoba Keita, este sería el noveno caso de la enfermedad en Guinea. Sin embargo, y a diferencia de los otros, el último se ha producido en la localidad de Conakry

La prioridad de la investigación

Aunque las muestras de estos pacientes se encuentran en manos de los investigadores del laboratorio de Guéckédou para tratar de aclarar si es ébola, Sakoba Keita ha señalado que están casi seguros de que la enfermedad que ha sacudido a estas personas es la mencionada anteriormente.

Pese a que todo parece apuntar a que el origen del brote se sitúa en el funeral de la enfermera, las autoridades no pueden asegurar que haya sido exactamente así.

Por este motivo, y mientras transcurren las investigaciones, la prioridad será identificar a los contactos de los contagiados y vacunar a aquellas personas que han estado expuestas con el objetivo de interrumpir la cadena de transmisión. 

De la misma forma, trazarán la ruta que siguió el paciente ingresado en Conakry y los contactos que tuvo en su lugar para tratar de averiguar de dónde procede el brote. 

Esta serie de contagios por ébola ha tenido lugar en una zona fronteriza de Guinea, por lo que la OMS también ha subrayado de que está trabajando con las autoridades sanitarias de Libera como de Sierra Leona para «reforzar la vigilancia comunitaria de los casos en sus distritos fronterizos, así como para fortalecer la capacidad de realizar las pruebas de detección de casos y de vigilancia en los centros sanitarios». 

Así como también lo está haciendo con Costa de Marfil, Malí, Senegal y otros países de riesgo situados en la subregión africana. 

Guinea fue el epicentro de una epidemia de ébola entre 2014 y 2016 que le costó la vida a más de 11.000 personas en África Occidental.