Nuevos virus amenazan al mundo: 'Estamos jugando a la ruleta rusa'

El cambio climático podría provocar la liberación de enfermedades que llevan años congeladas

Enfermera tratando a un paciente con coronavirus intubado
Nuevos virus amenazan al mundo: 'Estamos jugando a la ruleta rusa' | España Diario

El pasado mes de diciembre tuvo lugar en Madrid la Cumbre Mundial del Clima y fue uno de los encuentros que más expectación generó. Ahora, varios meses más tarde, la crisis sanitaria del coronavirus ha vuelto a traer a colación el calentamiento global. 

Ambos están mucho más relacionados de lo que parece y cosas como el tráfico de especies salvajes y su venta en mercados callejeros sin control sanitario o la intensificación de prácticas ganaderas están preocupando de sobremanera a los ecologistas.

Sin embargo, estas no son las preocupaciones principales. Hay dos cuestiones fundamentales: el cambio climático y la destrucción de los ecosistemas. 

Maxime Renaudin, el fundador y director de la plataforma de reforestación Tree-Nation, ha explicado que de la misma forma que en los polos, el permafrost del cambio climático se está descongelando de una forma muy acelerada.

«A nivel de cambio climático considero que el del permafrost es el mayor temor. Es poco conocido y se entienden poco sus efectos. Es una capa de suelo que está permanentemente congelada. Abarca aproximadamente el 20% de la superficie terrestre. Incluye Siberia, gran parte de Canadá, Groenlandia…».

«No hay ningún experto que pueda concretar cuánto tiempo nos queda. Quizás ya sea demasiado tarde. Lo que sí sabemos es que estamos jugando a la ruleta rusa». 

La descongelación de la capa que está permanentemente supondría la fuga de «las reservas más grandes de metano que hay en el mundo, un gas de efecto invernadero mucho más potente que el CO2». Y también la liberación de virus que llevan miles de años congelados y para los que no estamos inmunizados. 

«Hemos descubierto que los virus son ultra resistentes. Los organismos más sencillos que hay en la biología son capaces de despertarse después de tanto tiempo».

Según ha informado el coordinador de Conservación de WWF España, Luis Suárez: «En las capas profundas del permafrost, y también de los glaciares, puede haber virus y bacterias conocidos pero otros por descubrir. Tras el estudio de las profundidades de un glaciar en China se detectaron 33 virus, de los cuales 28 eran desconocidos para la ciencia». 

A pesar de que podría parecer que este peligro está muy lejano, no es así. De hecho, ya se han dado casos. En 2016, veinte personas fueron ingresadas en el hospital al contagiarse por ántrax en el Círculo Polar Ártico y un niño de 12 años murió por esta enfermedad. 

El peligro de los virus de origen animal

A esto también hay que añadirle el incremento de las enfermedades de origen animal por la deforestación y la invasión por parte del ser humano de hábitats que no le corresponden. 

Según un estudio reciente de WW, más del 70% de las patologías humanas de los últimos años han sido transmitidas por animales salvajes y la epidemia mundial que estamos viviendo este año es un ejemplo de ello.

«Se considera que las zoonosis podrían representar la amenaza más importante para la salud de la población mundial en el futuro. La propia OMS ha incluido la llamada 'enfermedad X' en su listado de las mayores amenazas para la salud global por su potencial epidémico».

«Se trataría de una epidemia internacional muy importante debida a un patógeno todavía desconocido, pero probablemente de origen animal, que podría aparecer con efectos devastadores». 

«No estamos hablando de ciencia ficción sino de un riesgo cada vez mayor porque cada vez estamos alterando más nuestro planeta. Se conocen alrededor de 5.000 virus, pero se estima que puede haber un millón y medio o dos y modificar los equilibrios que hay en la naturaleza está incrementando su frecuencia de salto a las personas».

«Con los medios de transporte y de comunicación que hay hoy en día, una vez que están entre los humanos se extienden de manera muy fácil», ha explicado Renaudin.

«El problema lo conocemos desde los años 70. En 2019 hubo un cambio de mentalidad en la sociedad pero ese cambio se basa demasiado en las modas. Con la pandemia se ha olvidado totalmente».

«Si no hacemos nada, el coste del cambio climático será cien veces superior al de invertir en solucionarlo. Y hablo de economía porque parece que si no se habla de dinero no se hace caso», ha advertido.

Aunque Luis Suárez ha defendido que entiende que estamos viviendo momentos de gran incertidumbre, pero alega que hay cosas que no pueden esperar. 

«Entendemos que hay que dejar espacio para ver cuál será el terreno de juego. Pero hay decisiones que no pueden esperar. La recuperación tiene que ser la palanca para impulsar el nuevo modelo económico y social. Tenemos que aprovechar este impulso para avanzar, no para retroceder». 


Comentarios

envía el comentario