Una mujer mirando el móvil en la calles de Wuham

Duro revés a la lucha contra el coronavirus: el último descubrimiento da miedo

Las respuestas protectoras de los linfocitos B duran hasta cinco meses

Todavía quedan muchas incógnitas por resolver en estos momentos en plana pandemia de la covid-19. Últimos datos revelados en un nuevo análisis de los linfocitos B y de más de 1.000 anticuerpos monoclonales distintos de 8 pacientes con coronavirus muestra que, en contraposición de las hipótesis anteriores, las respuestas protectoras de los linfocitos B a la proteína de espiga del SARS-CoV-2 permanecen estables y por el momento continúan evolucionando durante un periodo de 5 meses, bastantes meses después del periodo inicial de replicación viral activa.

Pese a esto anterior, una amplia proporción de los anticuerpos neutralizantes generados a partir de estos linfocitos B de larga duración no han podido reconocer de forma eficaz las distintas variantes nacidas tras el SARS-CoV-2 de los países de Brasil y Sudáfrica.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Estos resultados, procedentes de un estudio realizado entre el mundo académico y la industria, ayudarán en todo caso a diseñar futuras vacunas contra el coronavirus, con el fin de que funcionen para limitar y frenar la evolución del virus y estimular de esta manera mejores respuestas de anticuerpos neutralizantes y linfocitos B contra las variantes emergentes del SARS-CoV-2.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Últimos resultados en una pandemia que parece no cesar

En el trabajo anteriormente mencionado y publicado en la revista 'Science Immunology', los investigadores de la Escuela de Farmacia de la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos, perfilaron las respuestas de anticuerpos y linfocitos B específicas de la conocida ahora como proteína de la espiga en 8 pacientes con covid con sintomatología leve y grave durante el trascurso de cinco meses.

Precisamente en comparación con hallazgos anteriores, los profesionales observaron un descenso importante de los niveles de anticuerpos neutralizantes localizados en la sangre a lo largo del tiempo; aunque los niveles de linfocitos B de memoria específicas de la proteína de la espiga sí que se mantuvieron estables o incluso incrementaron sus valores durante el mismo periodo de tiempo.

Sumado a lo anterior, en el transcurso de 120 días, los anticuerpos monoclonales aislados de estos linfocitos B sufrieron un aumento de la hipermutación somática, la afinidad de unión y la potencia de neutralización, todo ello, señales de una actividad persistente de los linfocitos B. Por otra parte, los investigadores también observaron algunas poblaciones de linfocitos B de neutralización cruzada, aunque estas tan solo abarcaban una escasa fracción del repertorio de linfocitos B y estos no eran prominentes en la respuesta de neutralización al propio coronavirus.

Tal y como mencionaban los científicos del estudio, una gran proporción de la respuesta de anticuerpos neutralizantes solo se dirigió a epítopos (se conoce como la porción de una macromolécula que es reconocida por el sistema inmunitario) conservados y compartidos entre el SARS-CoV-2 y el SARS-CoV y no reconoció con total efectividad las variantes emergentes del SARS-CoV-2 de Brasil y Sudáfrica que desarrollan mutaciones en las posiciones de los aminoácidos 417 y 484 de la proteína de la espiga.

Los autores continúan investigando y estudiando esta situación, pero hasta el momento sugieren un seguimiento cuidadoso de las variantes de SARS-CoV-2 que circulan en busca de múltiple variabilidad en estos sitios de la proteína para por fin poder determinar la manera en la que estas mutaciones afectan a la inmunidad inducida por la vacuna.

Los linfocitos B son células especializadas del sistema inmune que juegan un papel importante en la respuesta humoral, el principal mecanismo de defensa contra patógenos que se replican fuera de la célula del huésped (patógenos extracelulares) como por ejemplo las bacterias Staphylococcus o Streptococcus.

La principal función de los linfocitos B es el reconocimiento de moléculas extrañas al organismo, llamadas antígenos, y la producción de anticuerpos específicos para neutralizarlas.