Desvelan el verdadero riesgo de contagio a través de superficies

Los primeros estudios ofrecieron datos exagerados al utilizar concentraciones mayores de virus que en el mundo real

Hombre desinfectando una estancia del hogar
Nuevos estudios minimizan el riesgo de contagio a través de superficies | OCU

Las últimas evidencias científicas muestran que el gran riesgo de contagio del coronavirus está en el aire, y no en las superficies como se temía hasta hace poco. Sin embargo, la limpieza y la desinfección de superficies sigue siendo una de las piezas clave de las medidas de prevención, pues el coronavirus puede permanecer en la mayoría de cosas que tocamos a lo largo del día.

Las investigaciones al respecto dicen que es posible contagiarse con una superficie infectada, pero es poco probable. Para ello tendría que haber una suficiente carga viral en una superficie, en un tiempo determinado y que una persona tocase la superficie y se llevara las manos a la boca, la nariz y los ojos. Puede ocurrir, pero es menos probable que la transmisión aérea.

Una investigación del mes de abril sugería que el nuevo coronavirus puede sobrevivir hasta 3 días sobre el plástico y el acero, y 24 horas en el cartón. Otro reveló incluso la capacidad del virus para sobrevivir durante horas en las suelas de los zapatos.

Durante un tiempo, esos estudios llevaron a una cierta exageración del riesgo de contagio por superficies. Uno de los primeros en avisar de ello fue Emmanuel Goldman, profesor de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey. En el mes de mayo cuestionó esas evidencias señalando que se habían utilizando concentraciones de virus más altas que en el mundo real, y su conclusión es que la transmisión a través de superficies es posible pero muy pequeña.  

Esto solo se puede producir si un contagiado tose o estornuda sobre una superficie o un objeto que otra persona toca, y luego se lleva las manos a la cara, en un máximo de uno o dos horas. La transmisión por superficies exige pues una combinación de elementos que dificilmente se pueden dar en el día a día. 

Casos aislados

Hay otro matiz. Los estudios hasta ahora demuestran el tiempo que sobrevive el coronavirus en los objetos, pero no que el virus sea infectivo en esas circunstancias. Con todas esas evidencias al alcances, el centro de control de enfermedades de Estados Unidos actualizó su portal indicando que este medio de transmisión es poco probable.

Poco probable no quiere decir imposible. En China se registró un contagio mediante el botón del ascensor. En un hospital sudafricano el equipo médico contaminado ayudó a propagar el virus. Pero en la gran mayoría de los casos no representa una amenaza real y los expertos aconsejan no obsesionarse con las superficies.

Es aconsejable seguir los protocolos de desinfección sin llevar la situación al extremo y teniendo en cuenta las otras variantes de contagio y las medidas que los impiden (la mascarilla, la distancia de seguridad, la ventilación de los espacios cerrados, la higiene frecuente de manos). Además, advierten que rociar lejía o cualquier desinfectante por todas partes no es la mejor solución, ya que conlleva riesgos para la salud como la irritación de las vías respiratorias o quemaduras en la piel.


Comentarios

envía el comentario