Un nuevo hallazgo sobre el coronavirus suma pesimismo entre los expertos

Un nuevo estudio sugiere que la inmunidad a largo plazo del coronavirus podría no ser posible

Investigador buscando una vacuna para el coronavirus
Un nuevo estudio sugiere que la inmunidad a largo plazo del coronavirus podría no ser posible | Getty Images

Malas noticias para la búsqueda de una remedio o vacuna para el coronavirus. Un reciente estudio publicado ayer en la prestigiosa revista ‘Nature Medicine’ ha hallado, sobre la base de investigaciones realizadas con otros cuatro coronavirus similares, que la inmunidad protectora contra de la familia de virus del SARS podría ser de corta duración.

Para ello monitorizaron durante 35 años a 10 sujetos y se vio que la reinfección con el mismo coronavirus estaciona se produjo un año después de la infección inicial, lo que daría el traste con la idea de que una vacuna o una infección natural aporte una solución a largo plazo al problema de la inmunidad colectiva, punto al que todos los científicos confían en llegar para acabar con la pandemia

Se trata de un estudio llevado a cabo en Ámsterdam que analizó cuatro cepas de coronavirus estacional humano con la idea de que sus características compartidas por estos coronavirus, como las infecciones en el tracto respiratorio, podrían ser representativas de todos los coronavirus humanos, como es el caso del SARS-COV-2.

Una cura a largo plazo, algo poco probable

Para averiguar con qué frecuencia se producen las infecciones estacionales por coronavirus, los autores examinaron un total de 513 muestras de suero recolectadas a intervalos regulares desde la década de 1980 de diez hombres adultos sanos en Ámsterdam, midiendo los anticuerpos que aparecían en las muestras. Un aumento de anticuerpos relacionados con el coronavirus se consideró una nueva infección.

De esta manera, encontraron durante todos esto años de 3 a 17 infecciones por coronavirus por paciente, ocurriendo con frecuencia las reinfecciones a los 12 meses después de la infección inicial.

También encontraron que las muestras recolectadas en junio, julio, agosto y septiembre ofrecían menor cantidad de anticuerpos, lo que sugiere que la tasa de infecciones era menor y que por lo tanto, que existe una mayor frecuencia de infecciones en invierno en los países templados. 

Estos hallazgos sugieren que, a pesar que el estudio solo se llevó a cabo con 10 personas y faltaría una masa de población más extensa para corroborar eta hipótesis, las reinfecciones ocurren con frecuencia para los cuatro coronavirus estacionales, lo que implicaría que puede ser una característica común para todos los coronavirus humanos, incluido el SARS-CoV-2.

 

Comentarios

envía el comentario