Enfermera junto a un paciente de Covid-19.

Señalan un nuevo efecto secundario de la Covid-19

El 25% de los pacientes infectados sufre pérdida de sodio en sangre, provocando un empeoramiento del pronóstico

Ha quedado más que demostrado que la Covid-19 provoca un desajuste que desestabiliza los principales órganos vitales del paciente infectado. Ahora, los especialistas en la materia investigan cuál es la vinculación entre el nuevo coronavirus y la hiponatremia, «el trastorno hidroelectrolítico más frecuente que se define como la disminución en la concentración de sodio en la sangre», explica al diario 'La Razón' David Barajas Galindo, especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario de León.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

«Según los resultados ya disponibles del estudio HOPE, un 25% de los pacientes hospitalizados por Covid-19 presentan hiponatremia. Al suponer un factor de mal pronóstico en numerosas patologías según los datos que ya disponemos de estudios previos, debe vigilarse de forma especialmente estrecha a estos individuos y estudiar su evolución para sacar conclusiones de lo que puede suponer presentar hiponatremia en el caso concreto de la Covid-19, recalcando que debemos seguir las recomendaciones sanitarias a la hora del aporte de líquidos en estos individuos», detalla a 'La Razón' Alberto Fernández Martínez, especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario de Móstoles.

«Un exceso de agua se acumula en el sistema nervioso y empeora su funcionamiento»

Fernández Martínez explica que «ante numerosas enfermedades infecciosas nuestro organismo puede responder eliminando menos agua por la orina, anticipándose así de forma fisiológica para evitar la deshidratación. Sin embargo, a veces esta respuesta es exagerada y produce hiponatremia. No se trata de un problema de falta de sal, sino de exceso de agua, que puede acumularse en el sistema nervioso y empeorar su funcionamiento».

«Lo que nos indica la aparición de hiponatremia es que tenemos un trastorno del metabolismo del agua. No se trata de un problema de falta de sodio, si no que dentro del organismo se ha producido una alteración del equilibrio hídrico, lo que hace que tengamos más cantidad de agua circulando por el torrente sanguíneo de la que sería correcta en una situación de estabilidad, y esto en ocasiones se produce desencadenado por enfermedades subyacentes graves como pueden ser la insuficiencia cardíaca, algunos tipos de cáncer o problemas respiratorios», indica el especialista.

«Es esencial un diagnóstico y tratamiento activo y especializado desde su diagnóstico»

«En todas estas patologías, la hiponatremia se ha mostrado como un marcador de peor pronóstico en diferentes estudios», detalla Barajas Galindo, quien apunta a que «también nos encontramos con situaciones de hiponatremia que son efectos secundarios de fármacos», sentencian.

La vinculación entre hiponatremia y mortalidad por Covid-19 es incierta, pero ya son varias las investigaciones que incluyen este trastorno entre los factores a tener en cuenta. Ambos expertos avanzan que «desde esta sociedad científica estamos participando en distintos estudios que evalúan los datos referentes a la mortalidad. No podemos responder por el momento a cómo afecta la hiponatremia a la mortalidad por Covid-19, pero sabemos por otras patologías que aumenta la mortalidad, la estancia hospitalaria y deteriora la calidad de vida. Es esencial un diagnóstico y tratamiento activo y especializado desde su diagnóstico».

Los médicos avisan de la importancia de actuar a tiempo

«Cuando identificamos, por ejemplo, a la infección respiratoria por Covid-19 como causa de la hiponatremia, un tratamiento exitoso de la infección puede contribuir a mejorarla, pero si no es posible, disponemos de fármacos específicos que, con un uso experimentado, son eficaces y seguros. La estrategia habitual de tratamiento de la hiponatremia moderada o leve consiste en restringir la cantidad de agua que bebe el paciente, pero en nuestra opinión esta opción no debe emplearse en pacientes Covid-19, que sufren de una infección aguda, que se acompaña de caquexia y pérdida de apetito y hace que a menudo se desnutran empeorando su evolución».

«En los casos de hiponatremia grave es necesario un tratamiento con suero hipertónico y una vigilancia muy estrecha, en ocasiones debiendo monitorizarse inicialmente a los pacientes en unidades de críticos, ya que es tan importante tratar la hiponatremia como no corregirla demasiado rápido», concluyen.