Aglomeración de gente en el metro de Barcelona tras haber cerrado los bares en octubre

Nuevas evidencias muestran qué está detrás de la mayoría de los contagios

Un nuevo estudio alerta cómo se expande el coronavirus: un solo positivo infecta a muchos

Un grupo de investigadores en Estados Unidos ha publicado un nuevo artículo científico que desvela que el virus se comportaría de una forma muy diferente en lo que se refiere a los contagios, de la que hasta ahora habíamos creído.

La idea de que un infectado por coronavirus contagia a un número similar de nuevos positivos sería errónea; y es que se ha comprobado que el coronavirus no se transmite de manera lineal, de uno a uno, sino de manera explosiva, de uno a muchos y de golpe. Lo que viene a significar que la mayoría de contagios se producen por parte de un positivo, que transmite el virus a un gran número de personas.

Los supercontagios, responsables del 80 % de los contagios

Este sería el caso de los eventos supercontagiadores, como aglomeraciones en lugares cerrados, transporte público, hospitales, residencias de ancianos, bares o restaurantes, o incluso en un coro. Todo son ejemplos de los lugares donde se producen la mayoría de infecciones, que además lo hacen, como ha expuesto este estudio, desde un número muy bajito de contagiados a otro muy elevado.

«Nuestra imagen mental no debe ser la de que la mayoría de la gente transmite [la Covid-19] a dos o tres personas, sino que un pequeño número de infectados dominan la transmisión mientras la mayoría de los demás no producen infecciones secundarias», ha explicado el grupo de investigadores del citado estudio, que ha sido publicado en la revista científica Plos Biology.

Aunque aún se está investigando con detenimiento cómo contagia el virus, se está comprobando que los lugares propicios para que se den estos contagios de manera explosiva (un solo positivo contagia a muchas personas) serían espacios cerrados y con mala ventilación y lugares abarrotados, pues todos ellos suponen una exposición continuada a los aerosoles.

Otra investigación realizada en China, concluyó que el 80% de infectados a nivel mundial habían sido contagiados por Covid-19 por solo un 10% de positivos. También en ese sentido, investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela llegaron a una conclusión parecida, estableciendo que el 50 % de positivos tienen su origen en un super contagiador. Recientemente, otro estudio estadounidense publicado en ‘Nature’ afirmaba que el 80 % de los contagios se producían en gimnasios, cines, bares, restaurante u hoteles, es decir espacios cerrados y concurridos, donde tenía un especial impacto el contagio por aerosoles.

Espacios cerrados, lugares de riesgo

Este tipo de contagios se vienen manifestando desde el principio de la pandemia, como por ejemplo el contagio masivo que provocó un vuelo comercial en Irlanda, donde un pasajero infectado provocó un brote de 60 contagiados, o este verano, una boda en Estados Unidos que acabó en tragedia. En dicha celebración un solo positivo provocó un brote de 177 contagiados, 7 de los cuales fallecieron.

Estos son los casos más mediáticos y que han salido a la luz pública, pero solo son un reflejo de lo que sucede cada día en ciertas instalaciones de riesgo alto de transmisión. Según este último estudio, estas serían dormitorios compartidos, instalaciones sanitarias de larga estancia, cárceles, o lugares cerrados mal ventilados donde se propicia el hablar alto y sin mascarillas, como pudieran ser bares y discotecas.

«Es crucial entender los tipos focos y patrones de transmisión, dado que las intervenciones deben centrarse en todos los focos con un alto riesgo de evento supercontagiador y en limitar las reuniones sociales en estos lugares», concluyen los investigadores.

Los aerosoles, culpables de la mayoría de contagios

Desde que el pasado octubre la OMS reconociera que los aerosoles sí existen y son los causantes de la mayoría de infecciones, se ha puesto especial hincapié en restringir la vida social y limitar en todo lo posible la entrada en lugares de riesgo, como puedan ser bares, discotecas y restaurantes, un sector al que la pandemia ha perjudicado muchísimo. Los aerosoles son partículas diminutas suspendidas en el aire que se propagan al hablar, toser o estornudar, y que pueden quedar, en espacios cerrados y mal ventilados, suspendidas en el aire durante varias horas.