Imagen de la Estatua de la Libertad de Nueva York

La lección que Nueva York ha dado a Madrid: cómo han evitado los rebrotes

La capital madrileña tiene unos datos alarmantes

Nueva York y Madrid se vieron sorprendidas en marzo por la pandemia y trataron de minimizar los casos positivos de Covid-19. No obstante, con el final de la época estival, los datos de la capital española no son tan prometedores como en la ciudad de los rascacielos.

El epidemiólogo español Miguel Hernán se ha preguntado en Twitter cómo dos ciudades que en marzo se vieron sorprendidas por una pandemia y tuvieron que decretar un confinamiento han llegado a septiembre de una manera tan diferente.

Nueva York y Madrid tenían una epidemiología similar hasta que divergieron espectacularmente. En marzo, ambas ciudades fueron sorprendidas y confinadas por la Covid 19. En septiembre, la situación está bajo control en Nueva York y es alarmante en Madrid, ¿por qué?, se pregunta Hernán. 

Este experto, que forma parte del grupo de científicos asesores del Ministerio de Sanidad,  señala que cuando llegó junio ambas ciudades habían logrado reducir el número de nuevos casos, consecuencia directa del confinamiento. Pero tan sólo un mes después, en julio, los nuevos casos empezaron a crecer en Madrid hasta alcanzar una de las incidencias más altas de Europa. Sin embargo en Nueva York, no se ha detectado un aumento significativo desde que terminó el confinamiento.

Mientras en la ciudad estadounidense no hay pacientes de Covid-19 en la UCI, en Madrid se estima que un 30 por ciento de las camas de cuidados intensivos ya están ocupadas por pacientes positivos en Covid-19. Todo ello, según el experto, es consecuencia de las diferencias en el manejo de la pandemia entre una ciudad y otra.

Las claves para controlar la expansión del virus

El rastreo de contactos, el número de test realizados y la velocidad a la hora de reabrir las dos ciudades han sido cruciales durante estos meses.

Antes de reabrir el estado de Nueva York ya tenía 30 rastreadores por cada 100.000 habitantes, lo que se traduce en 6.000 rastreadores en Nueva York. Sin embargo, en Madrid había sólo 200 rastreadores en julio y hay alrededor de 700 ahora. 

En cuanto a los test realizados, la tasa de positividad es lo que determina que los test se están haciendo correctamente La OMS estableció en menos de un 5 por ciento el porcentaje de positividad adecuado. 

En abril más del 70 por ciento de los test realizados eran positivos tanto en Madrid como en Nueva York. Mientras que la ciudad de los rascacielos no reabrió la zona hasta que la tasa fue menor del 5 por ciento, en Madrid no se puso un parámetro de positividad como condición antes de abrir. El porcentaje actual de la capital española supera el 20 por ciento, más de cuatro veces lo que recomienda la OMS

En cuanto al control de lugares especialmente propicios para contraer la Covid-19, está más que demostrado que los restaurantes interiores son uno de los mayores focos. Ahí también actuaron distinto Madrid y Nueva York. Y es que la ciudad de los rascacielos todavía no ha permitido su apertura y lo hará el 30 de septiembre, pero con ciertas condiciones. Madrid, por su parte, abrió en junio al 60%, con servicio de barra y prácticamente sin protocolos especiales. 

Todo ello parece haber convertido a Nueva York en un modelo en el que, sin duda, Madrid debería mirarse cuanto antes si quiere frenar los contagios. 


Comentarios