Pediatra con mascarilla atendiendo a un niño con mascarilla

La nueva variante entra en una casa y deja 11 infectados de una misma familia en España

En el domicilio conviven dos padres con sus nueve hijos y todos ellos dieron positivo en las PCR

El virus ha transformado por completo la forma en la que se comprenden las reuniones familiares, sobre todo por el peligro de afectar a aquellos con los que se comparte residencia. Uno de los casos que ha llenado las portadas de los medios es el de la familia Illa Blanc, que se sometió a once tests de PCR, y vio como cada uno de ellos era positivo.

«Empecé a llorar como una loca porque claro, todo lo que llevamos de año sufriendo en la cabeza, de repente se mete en tu casa de golpe» comenta Paloma, madre de los nueve niños afectados por el Covid. Sí, nueve. Para los padres ha sido difícil de encarar como todos los infantes se contagiaban a la vez y lo que supone de por sí cuidarles a ellos en una situación pandémica. 

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

«Tuve que sacar a uno de mis hijos de detrás de una puerta para hacerse la prueba porque se había escondido» relata la cabeza de familia que lamenta ya de buen humor algunas de las dificultades que afrontaron durante el proceso. También aprovecha para narrar a 'Antena 3' como es el día a día con nueve pequeños rondando por la casa, y el hecho de tratar nueve enfermedades.

Unidos hasta en la enfermedad

La casa de los Illa Blanc no siempre ha mantenido la calma, y es que a pesar de que cuenta con más cubiertos en la mesa que la mayoría de los establecimientos hosteleros de España, en ocasiones reina la anarquía. Asegura que por causa de la debilidad de la enfermedad, y el hecho que suponer criar a los nueve, el confinamiento ha sido «un poco bomba para todos. Han saltado chispas en algún momento» narra la madre. 

A pesar de los momentos en los que la tensión se ha apoderado del ambiente, Paloma prefiere destacar todo lo positivo de lo ocurrido. De hecho considera que la experiencia está resultando educativa, ya que todos «han asumido su parte de ayudar, de la necesidad que entre todos hagamos equipo. Hemos hecho más familia que nunca». Y es que en los momentos de dificultad es donde los lazos familiares se fortalecen.

La madre de los nueve pequeños ha querido mandarle un mensaje a todas las familias que sufran un proceso similar al vivido, y es que si la experiencia de un núcleo reducido tiene valor, la peculiaridad de que sean nueve los convivientes lo hace aún más reseñable. 

«Que se dejen ayudar si lo necesitan y que no piensen demasiado porque la cabeza juega malas pasadas en esta enfermedad» confirma. El caso de esta familia numerosa no ha sido el único que ha resultado llamativo en cuanto a su peculiaridad. 

El resto de familias españolas

Si bien las familias son uno de los entornos más propensos para el contagio, lo cierto es que la mayoría de ellas reciben el contagio de agentes externos. De hecho la mayoría de campañas para concienciar a la población son las que se refieren al apartado sentimental para no afectar a familiares cercanos.

«Cuando una persona llega contagiada normalmente es a través de gente joven, que son los que más relaciones sociales tienen y a los que menos les importa el contagio. Van a casa y cuando se dan cuenta de que son positivos han contagiado a toda la familia» señala Juan Antonio Cano, uno de los encargados de rastrear los positivos en España.

La mayoría de los casos positivos tienen su origen en los estratos de juventud del domicilio familiar. Su propensión a la actividad social les hace vulnerables al contagio y se convierten en bombas de relojería para el resto de personas con las que mantienen contacto estrecho: «La mayoría son jóvenes que contagian a la familia» asegura el informador.