Sanitarios realizando una prueba pcr para el coronavirus a una mujer

Descubren daños casi irreversibles en los pulmones de pacientes leves de Covid

Una innovadora técnica permite localizar áreas afectadas de los pulmones que no aparecen en las pruebas convencionales

La Covid-19 ha causado más de 1,6 millones de contagios en España y 46.038 fallecidos. Pero cada vez queda más claro que el daño del coronavirus va más allá de los días que dura la infección ya que produce secuelas a largo plazo. Unas consecuencias que en el caso de los pulmones se traducen en daños casi irreversibles en muchos casos.

La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) llama la atención sobre los efectos del coronavirus a largo plazo, al constatar el daño que produce la enfermedad en órganos vitales de los pacientes que superar la enfermos.

Los médicos confirman que el coronavirus deja graves secuelas al corazón, al cerebro, a los pulmones, y también en la salud mental, con independencia de la gravedad de la infección. Todos los esfuerzos se centran ahora en valorar el alcance de las lesiones, cómo se producen y en qué pacientes.

Con este objetivo, la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y los colectivos de afectados por la Covid persistente han elaborado una encuesta con pacientes que han superado la enfermedad. Los resultados muestran que el coronavirus ha dejado en la mitad de los pacientes 7 áreas dañadas.

La mayoría de estas secuelas tienen que ver con alteraciones neurológicas, problemas en el aparato locomotor y afecciones respiratorias, digestivas, cardiovasculares, dermatológicas y otorrinolaringológicas, además de consecuencias psicológicas y emocionales. Aunque más extraño, también hay problemas en el olfato a largo plazo.

Sin embargo, hay algo que preocupa especialmente a los médicos, y es el daño profundo en los pulmones de los pacientes que han superado la Covid. El alcance de las lesiones se ha podido medir gracias a una técnica de resonancia magnética desarrollada por las Universidades de Oxford y Sheffield, en el Reino Unido.

Esta innovadora técnica utiliza gas xenón hiperpolarizado que deja al descubierto las lesiones que produce el coronavirus en los pulmones, mucho más graves de lo que se pensaba hasta ahora. La técnica permite a los pacientes inhalar el gas durante una resonancia magnética, y se ha podido explorar un grupo de diez pacientes entre 19 y 69 años.

La persistencia de los síntomas de Covid-19 durante meses después de la infección se traduce muchas veces en disnea y cansancio persistentes, algo que ha hecho sospechar a los médicos sobre el daño a largo plazo que puede provocar la enfermedad. El estudio realizado con el gas inhalado arroja novedades interesantes del impacto del coronavirus en los pulmones.

Sin daños aparentes

Ocho de los diez pacientes tenían dificultades para respirar y fatiga tres meses después de haberse recuperado. Además, ninguno de ellos había sido ingresado en intensivos ni había necesitado ventilación mecánica. De hecho, en las exploraciones habituales no se detectaron anomalías en los pulmones de esos enfermos.

Han sido los escáneres los que han conseguido localizar áreas en los pulmones donde el aire no fluye de forma habitual, lo que indica lesiones en esos órganos. El estudio inicial, aunque limitado a un grupo reducido de pacientes, muestra indicios de un problema grave y por eso se llevará a cabo un experimento más exhaustivo con hasta 100 pacientes. 

Los resultados del ensayo pueden marcar un antes y un después del SARS-CoV-2, ya que hasta ahora se considera un riesgo elevado de enfermedad grave y de muerte para personas mayores de 60 años. Si se descubre que el daño pulmonar se extiende a un grupo de edad más amplio, estaríamos ante un nuevo escenario.

Los resultados confirman las sospechas de los médicos, que ven a diario como personas que estuvieron infectadas siguen teniendo problemas para respirar o cansancio extremo 9 meses después de haberse recuperado. Los investigadores señalan que «es posible que estemos obteniendo una idea de por qué algunos pacientes tienen síntomas mucho después de haber salido del hospital y cuando otras pruebas son normales».

Estas situaciones producen desconcierto entre la comunidad médica, que es incapaz de explicar por qué un paciente sin daño aparente en las pruebas rutinarias muestra meses después lesiones de gravedad y casi irreversibles. Una impotencia que se traslada también a los pacientes, cuyas pruebas salen bien a pesar de tener síntomas persistentes.

Los nuevos estudios pretenden resolver las dudas que siguen planeando sobre esta cuestión y permitir a los pacientes afectados beneficiarse de tratamientos eficaces. De momento, la innovadora técnica del gas ha permitido detectar una afectación prolongada de la capacidad pulmonar para transferir oxígeno. 

Los investigadores explican que «la resonancia magnética ofrece un medio único para obtener imágenes del deterioro del intercambio de gases en los pulmones y saber a qué se debe». Esto permitirá esclarecer los efectos del coronavirus en los pulmones, establecer cuánto duran los síntomas e identificar la causa de su larga duración.  

El siguiente paso consistirá en hacer nuevas exploraciones que se analizarán al detalle con un software capaz de identificar partes del pulmón que pueden haber sido afectadas por el virus y que no son visibles con las técnicas normales.

Infórmate más sobre el coronavirus:

- Las últimas noticias sobre la pandemia en España y el mundo

- Radar Covid: La aplicación de rastreo y cómo descargarla en tu móvil

- Guía coronavirus: 12 pautas para protegerte y actuar ante un contagio