Sanitarios con ropa anti-covid empujando una camilla

Una nueva enfermedad lleva de cabeza a científicos y la OMS

La llamada 'Enfermedad X' mantiene la alerta de los investigadores ante la posible aparición del paciente cero

Ya ha pasado un año desde que el Covid-19 comenzó su andadura en la ciudad china de Wuhan. El comienzo del año 2020 nos brindó imágenes de una ciudad sitiada por un nuevo virus que obligó a la población a temer a un enemigo invisible que prometía causar estragos. Por aquel entonces vivíamos atentos y sorprendidos por lo que la ciudadanía de Wuhan estaba viviendo y sin pensar que en cuestión de meses íbamos a pasar por lo mismo.

Los científicos desconocían por completo el origen  del nuevo virus y comenzaron estudios exhaustivos para conocer cómo se transmitía y la manera más eficaz para combatirlo. Ha habido decenas de teorías sobre de dónde salió el coronavirus y la experiencia que deja ha provocado que los expertos teman la aparición de nuevos virus.

«Tenemos que temerle a nuevas enfermedades»

El doctor Dadin Bonkole, el médico que descubrió el Ébola, ha sido uno de los primeros en advertir durante una entrevista para la CNN el riesgo que corremos de que nuevos virus puedan aparecer. Los investigadores la han bautizado como 'la Enfermedad X'. «Todos tenemos que tener miedo. El Ébola era desconocido. COVID-19 era desconocido. Tenemos que temerle a nuevas enfermedades» opinaba Bonkole.

Misma opinión comparte  el profesor Jean-Jacques Muyembe Tamfum, uno de los investigadores que también participó en el descubrimiento del Ébola y que señala que en el mundo en el que vivimos «surgirán nuevos patógenos». Un hecho que preocupa a los expertos y que sin duda «constituye una amenaza para la humanidad».

No se trata de una teoría lanzada al azar. Si echamos un vistazo a la historia, la humanidad se ha tenido que ir enfrentando a toda clase de virus y enfermedades que han provocado más de una pandemia. La fiebre amarilla, la rabia o la brucelosis son algunos de los ejemplos. Por ello no es de extrañar que a lo largo de los años nuevos virus puedan salir a la luz.

El papel de los animales en la transmisión de los virus

Jean-Jacques Muyembe Tamfum ha querido advertir sobre las enfermedades zoonóticas, aquellas que se transmiten de animales a humanos, y que estarían próximas a venir. Sobre el Covid-19 se especuló que su origen podría estar en un murciélago y teniendo en cuenta está posibilidad, Muyembe considera que las futuras pandemias que podríamos padecer «podrían ser más apocalípticas que la Covid-19».

La fiebre amarilla de 1901 supuso la primera infección producida de un animal a un humano. Esto abrió un abanico de posibilidades en cuanto a la investigación de nuevos virus y se llegaron a descubrir cerca de 200 patógenos capaces de provocar una enfermedad en las personas. «Se descubren nuevas especies de virus a un ritmo de tres a cuatro por año» la mayoría tienen su origen en los animales, afirma Mark Woolhouse, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas en la Universidad de Edimburgo.

Sobre la razón en la que se sustenta la teoría de por qué los animales se han convertido en una de las amenazas en la transmisión de virus, radica en la destrucción ecológica. Según apuntan los expertos, el hecho de que cada vez se destruya parte de la naturaleza provoca que el hábitat de algunas especies se vean amenazadas. Lo que obliga a  ratas, murciélagos e insectos a convivir más cerca de los humanos y aumentar el riesgo de transmisión de nuevos virus.

Pero no solo los animales en libertad son un riesgo para la salud de las personas. El papel del ser humano también es fundamental. Los conocidos como «mercados húmedos» son una de las vías potenciales de infección. El sacrificio o venta de animales vivos en este tipo de negocios podrían suponer la transmisión de nuevos virus, como ocurrió con la conocida gripe aviar .

La detección temprana de virus es la clave para evitar nuevas pandemias

El Instituto Nacional de Investigaciones Biomédicas (INRB) de la República Democrática del Congo que dirige el profesor Jean-Jacques Muyembe, es uno de los centros de referencia para la detección temprana de nuevos patógenos. Cuenta con el apoyo de Japón, Estados Unidos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unión Europea, entre otros.

Sus laboratorios, con un nivel 3 de bioseguridad uno de los más altos, son la antesala de la detección temprana de nuevas amenazas víricas. «Si un patógeno surgió de África, llevará tiempo propagarse por todo el mundo. Entonces, si este virus se detecta temprano, como en mi institución aquí, habrá una oportunidad para que Europa y el resto del mundo desarrollen nuevas estrategias para combatir estos nuevos patógenos» señala Muyembe.

Un equipo especializado de médicos, virólogos e investigadores son los encargados de estudiar el origen de patógenos, tanto conocidos como desconocidos, con el fin de evitar la llegada de nuevas pandemias. El caso de una enfermedad parecida al ébola es la que actualmente lleva de cabeza a los expertos.

«Recibimos casos que se parecen mucho al ébola, pero luego, cuando hacemos las pruebas, son negativos. Tenemos que hacer exámenes adicionales para ver qué está pasando realmente... en este momento hay un par de casos sospechosos» cuenta el doctor Christian Bompalanga, jefe de servicios médicos del hospital de Ingende en la República Democrática del Congo. A esta enfermedad, todavía desconocida, los científicos la han llamado 'Enfermedad X' y mantienen la alerta y la preocupación ante la posible aparición del paciente cero para evitar las consecuencias de una nueva amenaza mundial.

Infórmate más sobre el coronavirus:

- Las últimas noticias sobre la pandemia en España y el mundo

- Radar Covid: La aplicación de rastreo y cómo descargarla en tu móvil

- Guía coronavirus: 12 pautas para protegerte y actuar ante un contagio