Un profesor tomando la temperatura a un alumno antes de entrar en el instituto

Sospechan que la nueva cepa se extiende más a una edad concreta

Varios científicos que investigan la nueva cepa alertan de que afecta mucho más a los niños que la cepa anterior

La nueva variante del coronavirus descubierta en el Reino Unido trae estas últimas semanas de cabeza los investigadores y científicos, que tratan de esclarecer cómo se comporta esta nueva cepa, que por el momento ha resultado ser un 70 % más contagiosa que la variante común. 

Las autoridades británicas y la OMS siguen investigando esta nueva cepa, y uno de los epidemiólogos más prestigiosos de Reino Unido acaba de revelar que hay indicios de que esta nueva cepa se propague de manera mucho más efectiva entre niños menores de 15 años de lo que lo hacía de cepa anterior.  «Tiene una mayor propensión a infectar a los niños con tasas estadísticamente significativamente más altas», ha afirmado.

Una tesis amparada también por la profesora Wendy Barclay, que trabaja en el grupo asesor de Amenazas y Virus Respiratorios Nuevos Emergentes (Nervtag), y que explicó que la facilidad de transmisión de la nueva cepa entre los niños podría ser la explicación de las altas tasas de contagios que está registrando esta nueva cepa, que actualmente es la responsable del 62 % de los contagios en la capital británica.

Los colegios podrían convertirse ahora en focos de contagios

Aunque el gobierno había apostado por mantener los colegios abiertos hasta la fecha (recientemente se cerraron todos los colegios y comercios no esenciales a causa de este brote), los datos a este respecto son preocupantes: hay 715,1 casos por cada 100.000 habitantes entre adolescentes de 15 a 19 años en la capital, y 613,5 por cada 100.000 para niños entre 10 y 14 años.

Fuentes del gobierno británico afirman con preocupación que «hay un trabajo urgente en curso para tratar de establecer cuánto más transmisible puede ser en los niños. La esperanza sigue siendo que podamos mantener algún tipo de comienzo escalonado para las escuelas», refiriéndose a la reapertura de los centros escolares, que está prevista para cuando se terminen las vacaciones navideñas en enero.

Una esperanza que muchos no comparten, pues dadas las circunstancias, muchos creen que es probable que se retrase el inicio de las clases hasta febrero, o al menos hasta que se sepa más detalladamente cómo actúa la nueva variante entre jóvenes y niños, que por el momento se habían mantenido como el colectivo menos afectado por la pandemia.

«Claramente, la opinión de todo el gobierno es que estamos tratando de mantener las escuelas abiertas el mayor tiempo posible debido al daño potencial que sufren los niños cuando están cerradas, pero realmente esto depende de la información que encontremos a partir de los datos», han apuntado desde el gobierno. En esta misma línea se manifestó el primer ministro Boris Johnson quien esta semana afirmó que los estudiantes regresarán de forma escalonada en enero si las circunstancias lo permiten, pero dejó abierta la posibilidad de cambios, pues todo dependería de la evolución de la pandemia.

La nueva cepa podría haber llegado ya a España

Mientras tanto, en nuestro país son varias las voces de expertos que han alertado sobre la necesidad de endurecer las restricciones para estas fiestas y apostar por el confinamiento, pues lo más probable es que esta nueva cepa ya esté en nuestro país a tenor de los casos que ya se han detectado en otros países: 9 casos en Dinamarca, 1 en Países Bajos, y 1 en Australia. 
 
A este respecto, José Martínez Olmos, profesor en la Escuela Andaluza de Salud Pública de Granada, alertó recientemente en una entrevista a Cadena SER que «hay que plantearse la posibilidad de incrementar las medidas de confinamiento urgentemente y adoptar una respuesta europea» ante esta nueva cepa que podría estar circulando por España. A su vez, animó a las autoridades a identificarla en aquellos territorios donde en las últimas semanas hayan llegado más británicos, como Baleares, Canarias y zona de Levante.