Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS

El Nipah, el otro virus contagioso que tiene entre ceja y ceja la OMS

Moderna trabaja ya una vacuna que utiliza una tecnología parecida a la del coronavirus

Son numerosos los medios de comunicación que ya han 'elegido' un sucesor del Covid-19 y no es otro que el virus Nipah. Este patógeno está seguido muy de cerca por la Organización Mundial de la Salud (OMS) debido a su alta letalidad y la capacidad que han visto para contagiar a seres humanos, aunque hay que destacar que su huésped común es el murciélago.

Tampoco es necesario alarmar a la población, ya que en la actualidad no hay una situación de riesgo de que este virus provoque otra nueva pandemia como lo que ha sucedido con el Sars CoV-2. Por si fuera poco, los datos aportados por Newtral exponen que el último brote de este virus tuvo lugar allá por 2018, en el año 2019 tan solo se registró un único caso y hoy en día no se han notificado casos activos del Nipah. Además, la farmacéutica Moderna ya está inmersa en una elaboración de la vacuna para dicho virus que usa una tecnología parecida a la del Covid-19.

¿Cuándo surgió el virus Nipah?

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Aunque se trate de un virus del que apenas se ha hablado a nivel de medios de comunicación, se sabe de la existencia del virus Nipah desde 1998, año en el que se registró el primer brote en Malasia. A partir de ese brote, han sido muchos los rasgos del virus que se han podido investigar. Lo más preocupante del mismo es que genera un elevado porcentaje de fallecimientos para los que se contagian de este, dentro de un intervalo entre el 40% y el 75% de los infectados.

Sin vacuna a día de hoy, la OMS asegura que el único tratamiento actualmente es la atención intensiva del paciente contagiado. Los portadores del virus pueden padecer un síndrome respiratorio agudo, convulsiones, fatiga y hasta una encefalitis que podría provocar incluso la muerte.

A su vez, hay que señalar que el huésped normal del virus Nipah es el murciélago de la fruta. Este tipo de animales se localizan en países tropicales y son numerosos en la India y el sudeste asiático. Además, su hábitat común son las zonas con elevada densidad de vegetación y árboles frutales, pero al ser explotadas estas zonas se ven obligados a buscar otras zonas para desarrollarse.

Lo que ocurriría si el Nipah se hace más contagioso

Por otro lado, el virus Nipah puede transmitirse por los fluidos y el consumo de alimentos que estén contaminados. Esta es una de las causas por las que los investigadores creen que un brote de este virus puede controlarse más fácilmente que los brotes de coronavirus. Pero además, este no es el único rasgo que apunta a que potencial sea menor que el del Sars CoV-2.

Al ser un virus que termina con la vida de un gran número de sus huéspedes humanos, la transmisión entre los mismos es mucho más reducida. Por lo general, los virus más transmisores son los que tienen síntomas más livianos y que no acaban con la vida de la persona que ha caído contagiada. Asimismo, si bien se han producido diversos casos en los que el virus Nipah ha contagiado a los seres humanos, es manifiesto hoy en día que no han aparecido brotes de carácter masivo.

A pesar de todo, la OMS y un buen número de grupos científicos de todo el mundo siguen muy atentos a este virus y cómo logra transmitirse por si algún día se produjera alguna mutación. Según este artículo de 'El País', si el Nipah cambiara haciéndose más contagioso, «la epidemia podría tener un efecto devastador en la vida de las personas, la sanidad pública y las economías globales».