Viales con la vacuna del Covid-19

Dos mujeres se disfrazan de ancianas para recibir antes la vacuna del coronavirus

Tras haber engañado a los sanitarios con la primera dosis, pretendían cerrar el ciclo de inmunización con la segunda

La vacunación contra la Covid-19 se ha convertido en el paso más decidido para recuperar la normalidad, tras un año de pandemia que ha dado la vuelta a nuestras vidas como nunca. A nivel mundial cada país tiene su propia estrategia, y es que ante la previsible falta de dosis, sobre todo al principio, los diferentes gobiernos han decidido centrar todos los esfuerzos en los colectivos más vulnerables de la sociedad: mayores, enfermos críticos, usuarios de residencias, etc.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Se hacen pasar por ancianas para recibir la vacuna antes

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Y es que la Covid ha conseguido contagiar ya a un total de 110 millones de personas en todo el planeta, de los cuales han acabado perdiendo la vida unas 2,5 millones. Una cifra espeluznante, conformada sobre todo por esas personas vulnerables, que justifica el interés especial por conseguir su inmunización. Ahora bien, esa solidaridad parece no llegar a algunas personas, que intentan de todas las maneras posibles saltar la espera, y recibir una dosis de la vacuna aunque no sea su turno. 

Es lo que ha ocurrido, según recogen algunos medios locales, en Estados Unidos (EEUU), concretamente en el sureño estado de Florida, uno de los más golpeados por la pandemia. Recientemente, las autoridades han descubierto atónitas que dos mujeres se hacían pasar, literalmente, por ancianas, para recibir la vacuna antes que el resto de las personas de su edad, ya que el estado prioriza a los mayores de 65 años.

El departamento de Salud de Florida (Florida Department of Health), se trata de Olga Monroy-Ramírez y Martha Vivian Monroy, de 44 y 34 años respectivamente, y que no encajaban en los perfiles que actualmente se priorizan en la administración de la vacuna. Las dos no estaban dispuestas a esperar el momento en que les toque vacunarse, y decidieron acudir al centro de vacunación disfrazadas de ancianas para burlar la estrategia de las autoridades. 

Las mujeres pretendían recibir su segunda dosis

Lo sorprendente, sin embargo, es que lo que intentaban esta vez era recibir la segunda dosis. Hace unas semanas, las dos detenidas consiguieron engañar a los sanitarios, y recibieron la primera dosis, por muy sorprendente que parezca. Las autoridades norteamericanas han explicado que las tarjetas de vacunación de las dos mujeres contaban con sus nombres reales, pero la fecha de nacimiento no coincidía con la real. Aun así, en el centro donde se habían presentado pasaron por alto este detalle, y se procedió a su vacunación. 

Desafortunadamente, esta segunda ocasión no han tenido tanta suerte, ya que las autoridades las han cazado cuando se han presentado para cerrar el ciclo de vacunación con la segunda dosis. Según el doctor Raúl Prieto, las dos protagonistas se presentaron en el centro médico con guantes, gorros y gafas para pasar completamente desapercibidas, y que ninguna persona pueda darse cuenta de que la edad que decían tener no se correspondía con la realidad. 

Tras analizar con atención sus carnets de conducir, los sanitarios se dieron cuenta de que estaban intentando engañarles. Una vez pilladas, las dos acabaron en manos de la policía, y además no consiguieron recibir su segunda dosis. El incidente, además, ha provocado un aumento de las medidas de seguridad y control en los centros de vacunación, para que no vuelvan a pasar cosas similares. 

Todo esto en un momento en el que la falta de dosis hace que sea crucial la priorización de los colectivos más vulnerables, ya que son los que más sufren los latigazos de la Covid-19, y en muchos casos llegan incluso a perder la vida. Por lo que respecta a las dos mujeres, tendrán que esperar a que llegue su turno para recibir la segunda dosis, aunque no está claro cuánto les falta.