Un hombre sujeta la mano de una mujer en la cama del hospital

Una mujer pierde tres dedos de las manos por una secuela grave de Covid-19

La causa de la gangrena se achaca a una respuesta del organismo denominada «tormenta de citoquinas»

Las consecuencias generadas por el coronavirus a nivel fisiológico se alargan en una lista que por el momento no ve su final. Una de las víctimas que ha sufrido las secuelas del virus es una mujer de 86 años en Italia, a la que le han amputado tres dedos de una mano tras sufrir una gangrena que amenazaba el resto de la articulación. 

Así la ha recogido la publicación científica 'European Journal of Vascular and Endovascular Surgery'. Lo noticioso de la publicación es que se establece una vinculación directa con el patógeno que afecta a todo el mundo, y asegura que la carencia de riego sanguíneo en la mano de la afectada se produjo tras contagiarse de Covid.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Según argumenta la revista el coronavirus causó coágulos de sangre en sus dedos, cortando el suministro de sangre a los dedos. Los especialistas sanitarios que atendieron a la mujer se vieron obligados a amputar tres dedos. La relación proviene del mes de abril del año pasado, momento en el que se le diagnosticó un episodio grave, pero del que pudo recuperarse.

Los dedos con trombosis de una anciana contagiada con Covid-19
Una mujer pierde tres dedos de las manos por una secuela grave de Covid-19 | European Journal of Vascular and Endovascular Surgery

Efectos secundarios del Covid

La investigación —que se ha incluido dentro de otros casos que tenían relación con este diagnóstico— ha determinado que esta secuela se debe a una respuesta del sistema inmune del organismo. Se denomina «tormenta de citoquinas» y es la reacción del cuerpo ante una amenaza biológica que termina por atacar a tejidos tanto enfermos como sanos. 

Este estudio está respaldado por otros de la misma índole, como el que han presentado los Hospitales Universitarios Germans Trias I Pujol de Badalona y Vall d'Hebron de Barcelona. El documento señala que un 26,5% de los pacientes graves de Covid ingresados en la UCI sufren una trombosis venosa o pulmonar.

El estudio ha servido para aunar el mayor número de individuos afectados al mismo tiempo por trombosis y coronavirus, un total de 230. Uno de los investigadores es el doctor Sergi Bullmunt, que ha explicado la procedencia de la infección y ha apuntado como principal responsable el Covid. 

El doctor comenta que en el caso de aquellos que no sufren esta sintomatología es que «son pacientes que en muchas ocasiones están intubados y no pueden expresar bien si notan algún síntoma». Además, señala que a causa de tratarse de pacientes que permanecen tumbados no se producen edemas en las piernas, un síntoma común en la trombosis venosa.

Como solución, los especialistas médicos apuntan que resulta necesario administrar dosis con una mayor cantidad de autocoagulantes. Entre ellos se destaca la heparina, un tratamiento preventivo en los pacientes del patógeno durante su ingreso hospitalario.

Otras secuelas 

Los trastornos más comunes que acompañan al virus son los vinculados con la fiebre o el malestar general, seguidos por los trastornos del sistema nervioso como cefaleas o mareos. Otros que se han reportado están vinculados con problemas gastrointestinales como náuseas o diarrea. 

Según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, algunos responden a la anafilaxia, una reacción alérgica grave muy poco frecuente que puede afectar a varios órganos, pero que se manifiesta principalmente en la piel. También se incluyen urticaria o eritema generalizado, prurito generalizado con erupción, angioedema, hipotensión, taquicardia, disminución o pérdida de conciencia, sibilancias, estridor, inflamación de las vías respiratorias superiores o dificultad respiratoria.

Las reacciones cutáneas se encuentran referenciadas en la ficha técnica y el prospecto de la vacuna de Pfizer. De hecho, una revisión reciente del Centro para el Control y la Prevención de Estados Unidos estima una tasa de anafilaxia de 11,1 casos por millón de dosis administradas, según las notificaciones recibidas. Por ello incluso aquellos que se sometan a vacunas sufren la posibilidad de verse afectados por efectos adversos del virus.