Un agente de la Guardia Civil y un coche patrulla

CORONAVIRUS: 1 guardia civil de 37 muere estando completamente sano

El fallecido no presentaba patologías previas

Pedro Alameda, un Guardia Civil de 37 años  sin patologías previas destinado en el Servicio de Retribuciones ha fallecido este miércoles en Alcorcón, Madrid y se ha convertido en la primera víctima mortal por el coronavirus de este Cuerpo, según informa la Asociación Unificada de Guardias Civiles, a la que pertenecía.

El agente, que carecía de  patologías previas y que antes de contraer la enfermedad prestaba su servicio con normalidad, llevaba ingresado  varios días grave  en el centro hospitalario Quirón de Alcorcón. Tenía una hija de cinco años.

Una «amenaza sin precedentes»

El fallecido era miembro de la Junta Directiva Provincial de la delegación de Madrid de la citada asociación, mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil. La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) expresa su «desolación ante esta tragedia que se une a la de las más de quinientas familias en España que han perdido a un ser querido» por esta pandemia.

«No nos cabe sino mostrar todo nuestro afecto y apoyo a su familia y a todos sus alegados y volver a recordar a toda la ciudadanía que cumpla a rajatabla las medidas establecidas por el Gobierno para tratar de atajar esta amenaza sin precedentes», añade la AUGC en un comunicado.

La AUGC destaca que el agente fallecido «siempre fue un guardia civil  comprometido con su trabajo y el servicio a la sociedad y dispuesto a ayudar a sus compañeros siempre que le necesitaron».