Gente paseando por las calles decoradas con luces de navidad

Las infecciones que tendrá España tras dejarnos juntar para Navidad

El modelo matemático Simulador Covid prevé que el aumento de los contactos sociales llevará a duplicar la tasa de contagios en enero

A falta de un acuerdo entre todas las comunidades autónomas, España se acerca a las fechas navideñas con tantas medidas sanitarias como regiones. Algo que no ocurre en el resto de Europa, donde la mayoría de los países ya han establecido un plan epidemiológico con medidas concretas para celebrar la Navidad disminuyendo el riesgo de contagio.

El reto consiste en diseñar un plan de restricciones para evitar que las celebraciones navideñas traigan consigo un repunte que propicie la tercera ola. Un plan que ha abierto un debate en torno a las cenas, los toques de queda y los eventos navideños. Sin embargo, las autoridades tienen un apoyo científico a la hora de tomar las medidas.

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

El mejor aliado son los modelos matemáticos como el Simulador Covid, un sistema creado por la Universidad del Sarre (Alemania) para proyectar los datos de la pandemia en el futuro teniendo en cuenta variables como las desescaladas o las nuevas restricciones. Es una forma de calcular por adelantado el grado de eficacia de las medidas.

La última investigación del Simulador Covid, a cargo del profesor Thorsten Lehr, ha tratado de calcular el impacto que tendrá en la expansión del virus el aumento de los contactos sociales durante la Navidad. Según los números, los encuentros familiares duplicarán el número de contagios en enero.

El aumento de los contactos sociales y la relajación típica de estas celebraciones tendrá unas consecuencias claras. Según el modelo matemático, el 21 de enero el número de ingresos hospitalarios será el doble de los que habría sin la Navidad de por medio, o si la viviéramos como cualquier otra semana del año.

España vivirá entre el 23 de diciembre y el 2 de enero una multiplicación de las reuniones sociales y familiares. Las especiales circunstancias llevan al profesor Lehr a estimar un incremento de los contagios del 40%. Una cifra nada descabellada teniendo en cuenta que estas reuniones tienen lugar en sitios cerrados y sin mascarilla.

Crecerá la tasa de reproducción

Las perspectivas son más bien pesimistas: incluso reduciendo las reuniones habrá aumentos significativos de los contagios. Por eso, el objetivo de los 50 casos de incidencia en una semana que según el simulado alcanzarán algunas comunidades, volverá a quedar atrás para entrar en una nueva fase de infecciones que puede culminar el día de Reyes.

Durante esta segunda ola se ha demostrado que una de las claves es la R, el indicador que muestra a cuántas personas puede contagiar un infectado. Según el modelo del doctor Lehr, la R pasaría del 0,77 al 1,1 en solo una semana. Hay que recordar que cualquier aumento de la R lleva consigo un incremento exponencial de los contagios.

La investigación desvela que si en Navidad doblamos los contactos con amigos y familiares habrá una consecuencia inmediata en los contagios, que se multiplicarán también por dos en la primera semana de enero. Por entonces, la vacuna aún no estará disponible para la mayoría y España tendrá que enfrentarse a una nueva ola de contagios. La tercera. Por entonces, las matemáticas dicen que la R será ya de 1,5.

Situación en los hospitales

Pero además, el modelo es capaz de predecir las hospitalizaciones, y augura que en España el aumento de los contactos sociales y el incremento de los contagios llevarán a su vez a más ingresos, aunque lejos de las cifras de este mes de noviembre. 

Según el simulador, en Nochebuena la situación de los hospitales estará bajo control gracias a las medidas restrictivas aplicadas hasta entonces. Sin embargo, a partir de entonces cada contacto se convertirá en una potencial infección que puede disparar la estadística. El profesor Lehr lo tiene claro: la única solución es reducir los contactos.

«Las administraciones nacionales y regionales deben optar por aquellas medidas que garanticen un menor aumento de los contactos», asegura, «y en todo caso está en nuestras manos, en nuestra responsabilidad».

El experto está seguro de que la evolución de la pandemia depende de la responsabilidad de todos: «Yo celebraré la Nochebuena y la Navidad de forma extremadamente tranquila, en mi pequeño círculo familiar». Lehr es partidario de reuniones en grupos muy pequeños: «si están el abuelo o la abuela, yo aconsejaría aunque no abrazarse o besarse y ventilar la habitación».

Al servicio de las comunidades

Al ser un servicio con vocación pública, el Simulador Covid responde las dudas de muchas administraciones que recurren a él para tomar medidas. Su director explica que se trata de un departamento pequeño en el que trabajan veinte personas y solo seis están a tiempo completo con el simulador. Aun así, asegura, atienden a todas las peticiones que reciben.

En cuanto a nuestro país, afirma que están «encantados de poder proyectar los datos oficiales que ofrece el gobierno español en su página web» y abre sus puertas también a las peticiones de diferentes comunidades autónomas, como hacen los territorios alemanes.