Un sanitario con traje de protección contra el Covid en las puertas de un hospital

Un científico de Harvard señala el error que ha cometido España durante la pandemia

Miguel Hernán, que trabaja en la Universidad de Harvard, ha señalado el momento clave que hizo a España sumirse en la grave situación epidemiológica que padecemos

Parece que España empieza a mejorar poco a poco sus cifras de contagiados en esta tercera ola, que estuvo provocada principalmente por el levantamiento de las restricciones en Navidades, algo que fue criticado en muchos sectores. 

La pugna entre economía y salud fue el dilema en el que en teoría se justificaban los políticos para propiciar el levantamiento de las restricciones, aunque muchos piensan que tal disyuntiva no tendría que haber existido y que había otras opciones.

De hecho, son muchos los expertos que opinan que la situación epidemiológica en España se ha desbordado en varias ocasiones desde el inicio de la pandemia y que no se ha gestionado de la mejor manera, pues hemos tenido demasiada prisa en muchos momentos.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

El último en sumarse a las críticas ha sido el famoso epidemiólogo de la Universidad de Harvard Miguel Hernán, que en una entrevista en ‘El Español’ que ha calificado de error el pensar que en España «se había conseguido bajar la incidencia a niveles seguros», en varias ocasiones.

Este epidemiólogo español también ha planteado que fue contraproducente enfocar la situación en Navidad como una elección entre salud pública y economía, pues ambas deben ir de la mano: «Para mantener una actividad económica sostenible, con el menor número de sobresaltos posibles, se necesita que expertos en economía y en salud pública se sienten en torno a la misma mesa», ha recordado.

Una situación anómala en España

Es por eso que ha reflexionado sobre las medidas a su juicio erróneas que se plantearon en nuestro país en comparación con los de nuestro entorno: «España fue una anomalía entre los grandes países occidentales (con la excepción de Estados Unidos), porque aquí la segunda ola empezó en verano, fue muy intensa y dio paso a la tercera ola cuando la incidencia era aún alta y las UCIs no habían tenido tiempo de retornar a ocupaciones normales», señala este científico.

Recordemos que en octubre empezaron los gobiernos autonómicos a aplicar medidas restrictivas ante el gran aumento de contagiados y el desbordamiento de hospitales, una segunda ola que se venía gestando desde el verano. Estas medidas de contención obtuvieron sus frutos, pues a principios de diciembre estábamos mejor, pero la situación no era tan optimista como para dejar que todo volviera a la normalidad tan rápidamente, pues los datos no eran lo suficientemente bajos, tal y como lamenta Hernán: «Principios de diciembre era un momento para la cautela», reflexiona.

El epidemiólogo ha reconocido que era casi imposible evitar cierta subida de la incidencia en diciembre, no en vano todos los países la experimentaron, pero la diferencia con España es que en otros países partían de una incidencia mucho más baja.

No bajar la guardia demasiado pronto, la clave

Una incidencia que como hemos visto, fue subiendo paulatinamente desde el verano hasta volverse una situación descontrolada en octubre, por lo que luego costó mucho volver a unas cifras como las que teníamos en junio, cuando salimos del Estado de Alarma y la incidencia en España era bajísima.

Por eso ha apuntado Hernán que desde el verano «habría sido recomendable considerar un confinamiento light con teletrabajo obligatorio para los puestos en los que es posible, cierre de universidades y otras medidas para reducir el número medio de contactos de cada persona», y así evitar una segunda ola tan desbordante.

Ahora, con la cercanía de Semana Santa, son muchos los que temen que se levanten las restricciones demasiado pronto y que esto provoque una nueva ola de contagios, que ya sería la cuarta, justo cuando apenas empezamos a remontar la tercera en cuanto a contagios, pues las UCI siguen estando desbordadas.