Un hombre mirando por la ventana en época de confinamiento

Mensaje de Europa sobre la pandemia: ‘Puede suceder en los próximos meses’

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades pide endurecer las medidas ante el riesgo de propagación de las nuevas variantes

La euforia se ha apoderado de los países europeos, y en especial España, que se plantea ya la relajación de las restricciones ante el rápido descenso de los casos. En este contexto, el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) ha hecho un llamamiento a la prudencia por lo que puede pasar en los próximos meses.

Las autoridades sanitarias europeas avisan del «riesgo muy elevado» de propagación de las nuevas variantes en la actualidad, y piden mantener o endurecer las restricciones para evitar la extensión de las cepas más contagiosas.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

A pesar del optimismo por la superación de la tercera ola, el riesgo de nuevas oleadas sigue siendo muy alto debido a la aparición de nuevas variantes más contagiosas de coronavirus. La última, una nueva cepa británica que además de contagiar más podría escapar a los anticuerpos de las vacunas. Europa ha reaccionado pidiendo más restricciones.

El centro de prevención de enfermedades pide a los países europeos, entre ellos España, que tengan en cuenta la «fatiga pandémica» y evalúen el coste de cerrar colegios y acelerar la vacunación de los grupos sanitarios. El organismo insta a mantener y endurecer las medidas para impedir que nuevas oleadas echen por los suelos los resultados de la vacunación.

En un documento presentado por el ECDC se advierte que «el riesgo asociado a la propagación de variantes del SARS-CoV-2 en la Unión Europea es actualmente considerado como elevado y muy elevado para el conjunto de la población y los individuos vulnerables». La razón se encuentra, sobre todo, en las nuevas variantes.

El documento recoge su preocupación por «la mayor transmisibilidad de las mutaciones B.1.1.7 (variante británica), B.1.351 (variante sudafricana) y P.1 (variante brasileña), el peligro de que aumente la gravedad de la enfermedad y la posibilidad de que resten efectividad total o parcial a las vacunas ya autorizadas».

Pide más restricciones

Los estudios que maneja el organismo revelan que «a menos que se mantengan, o incluso se endurezcan las restricciones, se puede anticipar un aumento significativo de los casos y las muertes relacionadas con la Covid-19». La directora del ECDC, Andrea Ammon, ha advertido del peligro real que supondría ahora relajar las medidas antes de tiempo.

En su opinión, «la implementación eficiente y el refuerzo de las restricciones en la vida pública y la actividad económica sigue siendo esencial para reducir los contactos interpersonales». En el ECDC recomiendan a los países miembros aumentar su capacidad de secuenciación para detectar las variantes más contagiosas y actuar con mayor rapidez.

En cuanto a las medidas, el centro pone el acento en la desmotivación de la población a la hora de seguir las medidas, y advierte que si no se afronta la «fatiga pandémica» podrían aparecer nuevas oleadas de infecciones y un mayor descontento social.

Rastreo y mascarillas, la prioridad

El cierre de colegios, advierte, debe ser el «último recurso» en el único caso de que las medidas de distanciamiento y seguridad no sean suficientes. El organismo también ha criticado la propuesta de un pasaporte Covid para viajar, dadas las «insuficientes evidencias sobre la eficacia de las vacunas en la reducción de la transmisión». 

Europa es más partidaria de los certificados de vacunación que documentan quienes han sido inmunizados, cuando y con qué fórmula, aunque solo con fines médicos. Sobre la estrategia de contención del virus, defiende otras medidas como la realización de test, el rastreo de casos, el aislamiento de positivos y sus contactos, y el uso de las mascarillas en espacios cerrados y abiertos concurridos. 

Desde el ECDC piden a los países miembros acelerar el ritmo de vacunación de los grupos de alto riesgo como personas mayores y el personal sanitario. Las autoridades europeas creen que el éxito de una vacunación rápida será la clave para salir cuanto antes de la pandemia, pero hay que conseguirlo antes de que las nuevas variantes se extiendan y se multipliquen.