Primer plano de Jaume Padrós

Médicos españoles piden un confinamiento 'total y corto' para parar la tercera ola

Reiteran que hacen falta medidas más drástica o ene

Todavía no ha pasado la Navidad, pero desde hace días que se viene notificando en España un empeoramiento de la situación de la pandemia. Los casos han sufrido un repunte, tras el efecto del puente de diciembre, y ya se empieza a ver un incremento de las hospitalizaciones respecto a semanas anteriores. 

La situación es tan preocupante que alguna comunidad incluso ha superado en los últimos días su propio récord de contagios diarios. Y hay algunas otras que ven como no deja de crecer el número de positivos tras la relajación de alguna de las medidas. 

Y ante este incremento de los contagios, el personal sanitario, que es el que trabaja en primera línea contra la pandemia, vuelve a exigir que se tomen medidas ante la posibilidad de que se vuelva a repetir lo vivido en primavera con la primera ola. 

De manera contundente se han posicionado buena parte de los médicos de Cataluña, ahora mismo una de las comunidades donde la pandemia está golpeando más fuerte. Y es que no dudan en que sería necesario ahora mismo un nuevo confinamiento domiciliario para frenar lo que llaman una tercera ola y no un simple repunte de la segunda vivida a lo largo del otoño. 

En este sentido, se pronunciaba el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona, Jaume Padrós en una entrevista concedida a la cadena 'SER'. El médico catalán exigía que se tome esta medida drástica de manera inmediata, empezando por la Nochevieja y durante un breve período de tiempo. «Hay que plantear la posibilidad de un confinamiento general, corto pero intenso, porque si no vamos a tener un mes de enero muy duro, ya se está viendo», afirmaba pidiendo el cierre total durante 15 días. 

Sin dudas de que ya vivimos una tercera ola 

Padrós comentaba que el actual incremento de casos que vive nuestro país y especialmente la comunidad catalana no es solo responsabilidad de aquellos que no siguen las medidas de seguridad. «No podemos responsabilizar solo a los que no actúan de forma adecuada», afirmaba. 

El máximo responsable del Colegio de Médicos de Barcelona insistía en que como cualquier virus, el coronavirus puede mutar y recordaba que nos encontramos en «época invernal». Y lanzaba un mensaje claro: «La tercera ola está ahí». 

Por este motivo, pedía no relajarse aunque la llegada de las vacunas pueda representar una «luz al final del túnel», ya que recuerda que «dicen que la noche más oscura se da justo antes del amanecer». Se aventuraba a decir que es posible que la peor parte de la pandemia esté todavía por llegar. 

Todo dependerá de como nos comportemos en los próximos días. Recuerda que son fechas en las que los contactos y la movilidad se multiplican y que esto podría acabar provocando que el número de contagios se puede «disparar muchísimo más». 

Jaume Padrós hacía una reflexión sobre el debate entre mantener o endurecer las actuales restricciones y el efecto que esto tiene en la economía. «Nos tenemos que plantear si estamos dispuestos a que este país tenga la cantidad de muertos que está acumulando por guardar el difícil equilibrio entre la economía y la salud», aseguraba. 

Mientras él y otros sanitarios o epidemiólogos pedían medidas más contundentes al gobierno catalán, este defendía su decisión de mantener la Nochevieja tal y como estaba previsto inicialmente. En esta comunidad se podrán reunir 10 personas de dos burbujas y hasta la una de la mañana, como toque de queda nocturno. Sobre este asunto, la portavoz Meritxell Budó afirmaba que las actuales medidas ya son «muy drásticas» y que «son suficientes para afrontar la noche de fin de año».