El doctor Jaume Català haciendo una revisión ocular a Félix

Médicos españoles curan un cáncer a un niño con un novedoso tratamiento con un virus

Han conseguido que no pierda totalmente la visión

La medicina actual sigue encontrando soluciones increíbles a graves problemas de salud que hace unos años hubieran parecido imposibles de curar. De esto, sin duda, médicos e investigadores del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, que por primera vez en el mundo han curado un cáncer de retina a un niño gracias a un tratamiento realmente novedoso: inyectándole un virus modificado que era capaz de eliminar las células cancerígenas. 

El caso de Félix, de 4 años, llegó al hospital barcelonés cuando el niño apenas contaba con 2 años. Originario de Venezuela, con apenas unos meses le diagnosticaron un retinoblastoma bilateral que afectó a sus dos ojos, perdiendo la visión en uno antes de poder empezar a ser tratado en España, gracias a la Fundación Simón Bolívar. 

Una de las doctoras que lo trataron, la oncóloga Genoveva Correa, explicaba que «el tumor ocular más frecuente entre los niños» es junto el retinoblastoma que sufría Félix. Por eso se le aplicó el tratamiento habitual para estos casos que es la quimioterapia intra-arterial. 

En este procedimiento se introduce a los niños un pequeño catéter a través de la arteria femoral, situada en la ingle, que permite a los oncólogos llegar hasta la arteria del ojo. Allí se le aplica la quimioterapia, aunque a veces se tiene que hacer de manera directa dentro del ojo, en el humor vitreo. 

Probaron un tratamiento novedoso en Félix

Todo parecía ir correctamente tras recibir la quimioterapia en Barcelona, pero la enfermedad volvió a golpear a Félix al cabo de unos meses. «Al tiempo, durante los controles en Venezuela, se detectó que los tumores en el único ojo que tenía se habían reactivado», explicaba la doctora Correa, confirmando que lo tuvieron que llevar a Barcelona para buscar otra solución. 

Junto al oftalmólogo y cirujano Jaume Català y al oncólogo Guillermo Chantada, creyeron conveniente que Félix fuera tratado con un adenovirus o virus oncolítico. Este es un virus modificado desarrollado por VCN Biosciences que permite ayudar en la efectividad posterior de la quimioterapia. 

Así lo que hace el VCN-01, que es como se ha llamado al virus, es identificar las células que son cancerígenas, infectarlas y multiplicarse dentro de ellas. Esto permite atacar de manera selectiva a este tipo de células y deja al resto indemne. 

El doctor Català confirmaba que tras tres inyecciones «el tumor se redujo y permitió seguir con la quimio». No lo eliminó por completo, pero si lo ablandó, frenando su crecimiento y logrando un mayor éxito para la quimioterapia. Se consiguió que no tuviera que ser extirpado el ojo de Félix y que este pueda mantener parte de su visión, un 30%, y no verse condenado a una ceguera total. 

Su madre relataba con alegría que ahora mismo Félix es  un niño «activo, al que le encanta jugar y ver la televisión, y con mucha energía». Sigue sometido a controles mensuales, pero el cáncer parece haber remitido en el último año y 4 meses.

Aunque está en estudio, podría ayudar en otros tipos de cáncer 

El buen funcionamiento del tratamiento en el pequeño ha llevado a que la compañía que lo desarrolla ya esté trabajando con pacientes con otro tipo de cáncer como de páncreas, de cuello o de cabeza. El ceo de VCN Biosciences, Manel Cascalló, cree que no solo podría atacar a las células de un retinoblastoma, sino que «podría ser aplicable a cualquier tumor humano».

Mientras, en el Hospital Sant Joan de Déu siguen con sus estudios de aplicación en este tipo de cáncer ocular. El doctor Chantada confirmaba que ya se está trabajando con otro grupo de 13 niños y niñas. Desde el centro esperan contar con más pacientes «de todo el país y del mundo entero», pues es la mejor manera para seguir validando el tratamiento.