Plano de detalle de un profesional sanitario aplicando una vacuna en un paciente

Los médicos avisan: las personas que tendrán que vacunarse y pensaban que no

Para reforzar el sistema inmune del organismo será fundamental estar vacunado para evitar nuevos contagios

La vacuna contra el Covid-19 se ha convertido en una esperanza a nivel mundial para poder acabar con la pandemia que asola a cada uno de los países desde el pasado mes de marzo. Los científicos trabajan a destajo para poder conseguir hallar la fórmula que sea totalmente segura y efectiva para ser administrada a toda la población y las autoridades sanitarias de nuestro país confían en que a finales de año ya se pueda contar con las primeras dosis.

Pero muchas dudas surgen al respecto. Dejando al margen la cuestión sobre los efectos secundarios que muchos de los voluntarios que ya han sido vacunados con los primeros ensayos están experimentando, otra pregunta corre de boca en boca. Los expertos han señalado que cuando una persona se infecta por coronavirus desarrolla una inmunidad que puede durar de 5 a 7 meses, así pues, ¿es necesario vacunarse si ya se ha pasado por la enfermedad?.

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

El virólogo Luis Enjuanes lo aclara: «La respuesta es sí. Pese a que una persona haya sido infectada por el virus y le haya inducido una buena respuesta inmune (celular y de anticuerpos), muy probablemente tendremos que administrarle una vacuna» advierte el experto en coronavirus y encargado de dirigir uno de los proyectos para crear la vacuna en España.

Durante la conferencia  telemática organizada por Farmaforum el pasado jueves, 29 de octubre, Enjuanes explicó la razón que llevaría a las personas que ya han pasado la enfermedad a ser vacunadas contra el Covid-19: «Se necesita una inmunidad en mucosas, que es de corta duración, por lo que será necesario volver a administrársela con una vacuna» explicaba poniendo como ejemplo la campaña contra la gripe.

El objetivo de vacunarse contra el coronavirus

Está claro que cuando una persona se contagia con el virus, su cuerpo genera una inmunidad que dura algunos meses, sin embargo, el no conocer con exactitud el tiempo que dura esa protección en nuestro organismo provoca que sea conveniente que, a pesar de haber pasado la enfermedad, se deba administrar la vacuna.

El objetivo es reforzar esa inmunidad que puede que tengamos al haber contraído el virus o que se haya perdido. Enjuanes recordaba que «la respuesta en mucosas dura uno, dos o tres años en condiciones normales. De momento, en este virus, se puede certificar como mucho en siete u ocho meses». Una estimación que no se puede comprobar con verdadera exactitud debido a que es un virus nuevo que todavía requiere de mucha investigación para conocer su comportamiento.

En la carrera para conseguir la deseada vacuna, el virólogo tiene claro que «cualquier vacuna debería inducir una buena inmunidad en mucosas» que permita evitar tanto la infección como la enfermedad. A diferencia de otros ensayos, la vacuna en la que está trabajando el equipo científico de Luis Enjuanes será administrada vía intranasal y no intramuscular como la mayoría de las vacunas, precisamente para conseguir esa inmunidad en las mucosas que evite el contagio.

La importancia de reforzar las defensas

Conocer en profundidad cómo se comporta el virus cuando entra en nuestro organismo y cómo este responde ante el contagio, es clave a la hora de encontrar una vacuna que logre cubrir los puntos más débiles por donde el coronavirus logra entrar en las células. Por ello, Luis Enjuanes ha señalado otro aspecto relacionado con la inmunidad que se genera tras haber pasado la enfermedad.

Hay dos respuestas ante la infección que se producen en nuestro cuerpo: una humoral (la de los anticuerpos) y otra celular. El virólogo señala que la primera «baja mucho a los dos o tres meses» mientras que la segunda (la de los linfocitos T) se genera más tarde. «Si no la hay, no se completa la limpieza del virus. Los linfocitos T son los que rematan el trabajo de los anticuerpos».

Es fundamental que para eliminar el virus se den las dos cosas, pero en el caso del coronavirus se «reduce ambas respuestas, la de los anticuerpos y la de los linfocitos T». Por ello, tal y como explica Juan García Arriaza, codirector de otro ensayo hay que «reforzar estas líneas de defensa de la respuesta inmune, por eso la persona debe vacunarse». Además «no será sólo una administración de la vacuna, serán necesarias varias dosis».

Una vacuna que supere la inmunidad natural

Margarita del Val, viróloga e inmunóloga, es de la misma opinión que Enjuanes y Arriaza. La experta considera que si existe una vacuna capaz de superar la inmunidad natural que genera el cuerpo tras haber pasado la enfermedad, es de vital importancia ser vacunado. «Si la vacuna supera a la inmunidad natural, esa persona sí debe vacunarse» señala Margarita.

«Si tenemos una vacuna que es mejor que la inmunidad natural y que, por ejemplo, evita que la persona contagie el virus si vuelve a exponerse al él, sí merecería la pena (que se vacune) para esa persona, para sus contactos y para la sociedad en general» explica la viróloga.

Por lo tanto queda del todo claro que, una persona que haya superado la enfermedad, deberá ser vacunada para evitar que vuelva a caer en la infección.