Ambulancias y personal sanitario en el Hospital Marqués de Valdecilla en Santander

El médico español que vio venir la primera y la segunda ola lanza un tercer vaticinio

Un virólogo de un hospital del sur de Madrid advierte nuevamente en Twitter lo que está por llegar

Un neumólogo español que trabaja en un hospital del sur de Madrid (@donni__69 en Twitter), es conocido en la red social por sus pronósticos sobre la crisis del coronavirus y acertar siempre. Ya predijo en marzo la grave situación en los hospitales a causa del Covid-19 y apenas unos días después se confirmó lo peor: la pandemia estaba desatada en España y el Gobierno tuvo que declarar el estado de alarma con confinamiento domiciliario para intentar frenar la transmisión.

Al llegar la segunda oleada también acertó y en verano ya avisaba del colapso de la atención primaria y los profesionales sanitarios, que ya se encontraban desbordados ante el repunte de casos de coronavirus por todo el país, y también en otros países europeos. A través de Twitter pedía a la gente que evitara las reuniones sociales y cumplieran las medidas de higiene. 

Hace un mes fue muy crítico con la gestión de las comunidades, en concreto con Madrid, al indignarse sobre la confusión de criterios y la falta de firmeza en las medidas a aplicar ante el descontrol de la pandemia.

«En Madrid con 787 casos por 100.000 habitantes y más del 100% de las camas de UCI previas a la pandemia ocupadas, no hay criterios definidos y tras una vergonzosa pelea política, los bares seguirán abiertos y se permiten reuniones de 6. Y luego no entendemos por qué estamos así», sentenciaba.

«El sistema está ya desbordado»

El tercer pronóstico ha llegado en los últimos días: «Este virus es muy difícil de parar sin medidas drásticas. Y punto», confesaba. El sanitario aseguraba que «estamos abocados al confinamiento» viendo los últimos datos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad.

«El sistema está ya desbordado. Los rastreadores dejan de ser útiles cuando la incidencia es tan alta. Por eso ahora, lo único que funcionaría es confinar de nuevo», alertaba sobre la única forma posible para poder hacer frente a una tercera ola de coronavirus.

Además, a mitad de septiembre hacía un nuevo pronóstico sobre la evolución de la situación epidemiológica en España, antes de que el Gobierno declarara un nuevo estado de alarma el 25 de octubre: «Este año es tan raro que en octubre vuelve a ser marzo», afirmó.

Actualmente, el estado de alarma no ve inminente el confinamiento domiciliario como en los meses de marzo, abril y mayo, aunque deja esa decisión en manos de las comunidades autónomas, que ya han empezado a tomar medidas muy drásticas. Confinamientos perimetrales de la comunidad, toques de queda nocturno o cierre de la hostelería, han sido algunas de las últimas medidas impuestas.

«No hay nadie al volante»

Hace unas horas, el neumólogo volvía a denunciar el comportamiento ciudadanos y lamentaba que no haya nadie al mando de la crisis sanitaria. «Ayer fui a una terraza de cañas. En el exterior, con abrigo y quitándonos la mascarilla solo para beber. En el mismo bar, terraza cerrada con plásticos por los 4 lados, llena de gente, con las mascarillas quitadas, de celebración, abrazándose... No hay nadie al volante», se lamentaba.