Plano medio de la ministra Carolina Darias en un atril con la banderas española y europea de fondo

Mazazo a los enfermos crónicos de menos de 60 años en la batalla contra el coronavirus

El Ministerio de Sanidad ha definido los nuevos grupos por edades que recibirán las vacunas contra la covid-19

Para sorpresa de muchos, Sanidad ha optado por inmunizar a los españoles por diferentes grupos de edad en vez de por colectivos de riesgo. De esta forma lo decidió ayer el comité de Salud Pública del Sistema Nacional de Salud, formado por técnicos de las distintas comunidades junto con el Ministerio de Sanidad. «La idea con la que estamos trabajando es que, a partir de los grupos prioritarios, sean los criterios de edad los que cuenten para continuar vacunando», explicó Carolina Darias, ministra de Sanidad.

Una vez vacunados los mayores de 80 años, será el turno de los ciudadanos con edades comprendidas entre los 70 y 79 años.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Después les tocará a los que tienen entre 60 y 69. Una dedición que ya estaba barajada pero que por el momento no se habían establecido las franjas finales. Por debajo de los 60 años «van a ser las personas con patologías de alto riesgo las que se van a vacunar de forma correlativa a los grupos de edad»; es decir, «en el caso de esas personas no se seguirán los criterios de edad», dijo la ministra.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Pese a exponer la situación, Arias no se refirió a cuáles serían esas patologías, aun siendo preguntada por los periodistas. Pero sí que parece que priorizará sobre las enfermedades en las que el Covid supone una grave amenaza, como las cardiovasculares o respiratorias.

Por otra parte, las personas con las edades comprendidas entre los 45 y 55 años recibirán la vacuna de AstraZeneca, la cual de momento no ha demostrado ser eficaz en personas de mayor rango de edad.

Esta en concreto ya se usa en personal esencial como policías, militares, docentes y bomberos. Las vacunas que hasta ahora han demostrado ser más eficaces, las de ARN mensajero (Pfizer y Moderna), se reservan para los mayores y enfermos.

Una duda que sí que queda en el aire es sobre qué pasa con el tramo de 55 a 59 años, una incógnita todavía no resuelta y que parece que tendrán que esperar. La ministra se justificó diciendo que «sabíamos que íbamos a tener una llegada limitada de vacunas y por eso hay criterios de prelación, pero en el segundo trimestre los colectivos tendrán cabida porque habrá más».

Otras opciones

El problema no solo parte de la estrategia que se va a llevar a cabo con respecto a las distintas franjas de edad, quedando fuera algunas de ellas, sino en el hecho de qué se tiene que hacer con los enfermos crónicos de riesgo, dejando a un lado su edad.

Lo que hasta ahora sí que podemos afirmar es que Sanidad optó por la opción más sencilla al ser incapaz el sistema sanitario de cuantificar el riesgo existente de cada español, lo que le llevó a escoger este tipo de estrategia por las franjas de edad.

Según Arias, la meta no es otra que vacunar al 80 por ciento de los mayores de 80 años antes de que termine el mes de marzo. Con respecto a los datos globales referidos al proceso de vacunación, la ministra dijo que a día de hoy «se han entregado 3.622.165 dosis a las comunidades autónomas y se han administrado 2.690.457. Además, se ha dado la pauta completa a 1.119.180 personas». En el caso de Canarias, agregó que «hay más personas con dos pautas que contagiadas. España se sitúa entre los diez primeros países en vacunación», afirmó.

Nuevas normas para los viajeros

Por otra parte, en comparecencia y refiriéndose a la situación de los viajeros extranjeros en el país, Arias dijo que firmó ayer una orden ministerial en la que se establece la cuarentena de carácter obligatorio para los pasajeros de vuelos procedentes de Brasil y Sudáfrica, para evitar así, en la medida de lo posible, la propagación de las variantes que se produjeron en estos países.