No sirven: La multa que te pueden hacer pagar por llevar un tipo de mascarilla

Las autoridades advierten que estos equipos de protección incumplen la normativa porque no hay evidencia de que protejan contra el coronavirus

Imagen promocional de este tipo de productos procedentes de Asia
Imagen promocional de este tipo de productos de procedencia asiática | Cedida

Con la propagación de los contagios de coronavirus y la extensión del uso masivo de mascarilla en todas partes han aparecido diseños de todo tipo y de los más ingeniosos sobre esta prenda de protección. Sin embargo, no todas sirven, y después de un tiempo prudencial las autoridades se están poniendo serias con la regulación de las mascarillas.

El 30 de septiembre se retiraron del mercado una serie de mascarillas que no cumplen con la normativa europea de fabricación de equipamiento individual de protección. Pero ahora hay un tipo de mascarilla muy concreto en el punto de mira de las autoridades.

Se trata de las llamadas mascarillas de barbilla, esas pantallas de plástico transparente que se sujetan en la barbilla y cubren sólo la boca y nariz. Aunque se venden a través de internet a través de grandes plataformas como Amazon y Aliexpress, las autoridades sanitarias advierten que no son seguras y su uso puede acarrear una sanción económica.

Las autoridades sanitarias determinan que este tipo de mascarillas no tiene ninguna evidencia científica de que proteja contra el virus. Los expertos respaldan esa opinión, al asegurar que no ofrecen ningún tipo de protección comprobada y verificada y no pueden utilizarse como sustituto a las mascarillas

La Asociación Española de Equipos de Protección Individual afirman que las mascarillas de barbilla «no son equiparables ni a una mascarilla higiénica ni quirúrgica, ni mucho menos una EPI». Esta es la razón por la cual al llevar este tipo de mascarillas las autoridades pueden interpretar que es como si no llevaras nada.

Las autoridades afirman que el portador de estos objetos contraviene el uso de una máscara en los lugares es legalmente obligatorio, y por lo tanto queda expuesto a una sanción. No sólo en España, también en otros países como en Francia han puesto en jaque este tipo de productos y advierten a sus ciudadanos del riesgo al que se exponen con ellos.

La decisión pone de nuevo en cuestión toda una serie de productos innovadores que están en el mercado pero cuya eficacia contra los contagios es discutible. Es el caso de las pantallas de plástico, cuya eficacia ha sido puesta en cuestión en un estudio reciente que demostró su incapacidad de frenar gran parte de las gotitas infectadas en el aire.

Puede conllevar sanción

Los expertos subrayan que no son seguras y en ningún caso pueden sustituir las mascarillas convencionales, cuyo objetivo es evitar la dispersión de aerosoles que favorecen el contagio. El problema de las mascarillas de barbilla es que no se fijan bien en la cara e impide el correcto filtrado de las partículas contagiadas que emiten otras personas.

Por eso este invento que proviene de los países asiáticos se considera como un equipamiento individual no homologado cuyo uso sustitutivo de las mascarillas convencionales en zonas públicas puede ser interpretado como infracción de la obligación de llevar mascarilla. Llevar las mascarillas en lugares públicos puede acarrear una sanción administrativa.

El decreto de la nueva normalidad que entró en vigor en España el 21 de junio aclara toda una serie de obligaciones y detalla las sanciones de su incumplimiento. En la ley se detalla que la multa por no llevar mascarilla asciende a 100 euros.


Comentarios

envía el comentario