Más de 2.000 expertos rechazan el confinamiento y proponen una alternativa

El objetivo de la ‘Declaración de Great Barrington’ es rebajar la mortalidad y el daño social hasta conseguir la inmunidad colectiva

Una terraza con el camarero y los clientes usando mascasrilla durante la pandemia
Este grupo de expertos pide minimizar los daños colaterales de la pandemia | GTRES

La mayoría de los países en todo el mundo lograron aplanar la primera ola de contagios gracias a medidas estrictas de confinamiento. Entre ellos España, que aplicó una de las cuarentenas más duras para rebajar la elevada tasa de infección y mortalidad en marzo y abril. Pero la estrategia de los confinamientos trajo consigo, también, la ruina económica.

Esta es una de las razones por las cuales más de 2.000 epidemiólogos y otros especialistas de varios países han presentado formalmente un rechazo al confinamiento como método de lucha contra el coronavirus, y proponen como alternativa que las personas menos vulnerables salgan a la calle para alcanzar la inmunidad de grupo.

Lo han hecho a través de una declaración que marca un antes y un después, la Declaración de Great Barrington, en la que reclaman una vuelta a la normalidad para toda la población excepto los grupos más vulnerables. 

Su estrategia pasa por alcanzar cuanto antes la inmunidad de grupo y superar la pandemia minimizando otros daños colaterales para la salud. En el documento hablan de «protección enfocada» y piden poner fin a las «políticas de bloqueo que están produciendo efectos devastadores en la salud pública a corto y largo plazo».

Los firmantes denuncian que la actual estrategia de superación de la pandemia ha traído tasas más bajas de vacunación infantil, empeoramiento de las enfermedades cardiovasculares, menos exámenes de detección precoz del cáncer, deterioro de la salud mental y otros efectos colaterales que lleva a un mayor exceso de mortalidad.

El peso de estas consecuencias lo están cargando, dicen, la clase trabajadora y los más jóvenes, y advierten de que el daño puede ser irreparable. Para encontrar una alternativa, ponen de manifiesto que la Covid-19 afecta más de mil veces más a los ancianos y enfermos que a los jóvenes, y que de hecho es menos peligrosa para los niños que enfermedades como la gripe.

Por eso están a favor de la estrategia selectiva de lucha contra el coronavirus, que consiste en proteger a los sectores más vulnerables y permitir la normalidad en el resto de la población. En Europa, países como Suecia abanderaron esta opción durante la primera oleada, y en España viene representada por el posicionamiento de la Comunidad de Madrid.  

Propuestas de la declaración

Los firmantes de la declaración ponen el acento en la injusticia que representa dejar sin escuela a los estudiantes y vuelven a destacar la importancia de la inmunidad: «A medida que aumenta la inmunidad, disminuye el riesgo de infección para todos, incluidos los vulnerables. Sabemos que todas las poblaciones alcanzarán eventualmente la inmunidad colectiva, y que esto puede ser asistido por la vacuna sin que dependa de ella».

Los expertos concluyen que su objetivo es rebajar la mortalidad y el daño social hasta lograr la inmunidad colectiva. Defienden que es el enfoque más compasivo ya que permite que aquellos que tienen un riesgo mínimo de muerte vivan sus vidas con normalidad, mientras se protege mejor a los que están en mayor grado de riesgo.

Para ello proponen que los ancianos que vivan en su domicilio reciban alimentos esenciales y puedan reunirse con los miembros de la familia, cuando sea posible, fuera en lugar de dentro. Las personas no vulnerables deben poder seguir su vida normal, recordando el lavado de manos y quedarse en casa cuando están enfermas. También aconsejan abrir escuelas y universidades para la enseñanza presencial y reanudar las actividades extraescolares como los deportes.


Comentarios

envía el comentario